Propuestas para invitar a reflexionar en Bachillerato

Reflexionar

Ofrecemos en esta entrada una propuesta de temas que pueden ayudar a nuestros alumnos de Bachillerato a plantearse temas para reflexionar acerca la fe, el compromiso social, los humanismos o la ciencia. Las clases de Religión Católica son un espacio para poder intercambiar ideas y enriquecernos con la diversidad. La realidad es que ni ciencia, ni filosofía ni religión, son formas de ver el mundo incompatibles. Es fundamental que los profesores de Religión Católica seamos capaces de hacer de puente entre estos saberes para que nuestros alumnos crezcan de manera integral.

Reflexionar sobre la fe en el ámbito de la ciencia

A continuación, para analizar la relación de la fe con la ciencia en la modernidad, presentamos una serie de actitudes de las personas ante la fe en su diálogo con la modernidad. ¿Puedes identificar a algunas personas que vivan así su fe hoy en día?

Persona Actitud
Perturbada El progreso científico y técnico no le afecta. Vive su fe como si el mundo no se hubiera transformado. Está cerrada en sus creencias tradicionales. Fe de/ carbonero.
Fanática Cree que el mundo es enemigo de lo religioso. No distingue entre formas que cambian y el fondo permanente de la fe. Es agresiva, intolerante…
Escindida Ha asimilado la modernidad, pero vive su fe tradicional como si nada hubiera cambiado. Tiene poca exigencia racional y una fuerte tendencia a la inercia de la tradición religiosa. Llega un momento en que surge el conflicto, que es positivo para la búsqueda de la verdad.
Atea Prescinde positivamente de toda fe religiosa, asumiendo incluso una actitud militante frente a las ideas y prácticas creyentes.Piensa que «un hombre moderno no puede ser religioso». Es posible el diálogo, aunque sea por el lado negativo (negación de Dios), a no ser que caiga en el fanatismo antirreligioso.
Indiferente Ni rechaza ni acepta la fe; vive como si no creyera; no habla del tema y respeta a todos. Permanece en la indefinición práctica y vital, pasa de la religión…
Ecléctica Reduce la fe a la esfera de lo privado, sin dimensión comunitaria. Es, a la vez, sinceramente creyente y del mundo de hoy, adaptando la fe a la modernidad, viviéndola por libre, sin vincularse a ningún grupo.
Hermeneuta Hace una síntesis personal entre la fe religiosa y mentalidad moderna, sin abandonar el propio grupo religioso. Sabe distinguir lo fundamental de la fe de aquello que son formas culturales cambiables, en diálogo con su comunidad de referencia. Se encuentra siempre en diálogo crítico con su fe y con el mundo que le rodea, intenta que su fe fermente ese mundo,

Actividad para reflexionar #1

Una vez expuestas las diferentes posturas te invitamos a analizar tu entorno cercano y también algunos personajes famosos e «influencers» que conozcas…. ¿Cuál de las posturas es la más común? ¿Por qué crees que es así? ¿Puede una persona creyente ser un buen científico? ¿Y al revés?

Actividad para reflexionar #2: Textos

A continuación te ofrecemos unos textos para reflexionar de personas creyentes y científicas. Trata de leer y comprender la idea principal.

Texto #1: Los relatos de la creación y la ciencia

Los datos de la ciencia acerca del origen del mundo y del hombre chocan con la visión que da la Biblia. La aparición de un universo perfecto, en seis momentos y gracias a órdenes divinas, no puede ser aceptada por la ciencia, que habla de cifras alucinantes y confiesa no conocer cómo fue el comienzo: ¿una explosión, el célebre big bang? ¿La energía se rompe y da lugar a la materia? Aunque ignore la forma, la ciencia no admite un cosmos obra de un arquitecto supremo que coloca los muebles en unos espacios ya construidos, Por otro lado, está demostrado que el hombre representa el culmen de un proceso evolutivo. Se han descubierto restos que confirman el paso por una serie de escalones hasta llegar al Homo sapiens, la especie actual. En los últimos años dos hallazgos en España, el hombre de Orce y los de Atapuerca, se suman a los innumerables encontrados en otras partes del mundo. Enfrente se sitúa la imagen mítica de un Creador que moldea con polvo una figura, se la acerca a la cara y le sopla, y así aparece el hombre. Dos concepciones que, aparentemente, son opuestas.
Las posturas son irreconciliables: así es y así debe ser. Porque son dos planteamientos distintos: la ciencia investiga sobre lo que aconteció, mientras que la Biblia reflexiona sobre lo acontecido; a la ciencia le interesa el proceso, a los libros santos el resultado final. Los autores del Génesis ni podían saber, ni les preocupaba cómo apareció el mundo o el hombre, Su interés fue buscar, en lo que veían y palpaban, enseñanzas religiosas para la vida. El científico y el hombre bíblico contemplan: ambos aprenden, uno los pasos alucinantes de una perfección cada vez mayor; el otro la grandeza y bondad del Dios que crea. El lenguaje del científico es lógico y técnico: busca la precisión,’ el del autor bíblico es metafórico, simbólico: busca la belleza y la reflexión interior. No hay que enfrentar a la ciencia con la Biblia, como tampoco a la pintura con la historia, ni a la poesía con la realidad, ni al sentimiento con el pensamiento. Son unidades que pertenecen a mundos distintos, heterogéneas, y cada persona puede acceder a la realidad por caminos que, al parecer, son contradictorios. Ciencia y Biblia enseñan, pero cada una a una parte de la personalidad, enriqueciéndola con valores distintos,»

La Biblia para jóvenes, Edebé.

Texto #2: El milargro del mundo

El milagro del mundo

Aquí se encuentra el punto débil de los positivistas y de los ateos profesionales, que se sienten felices porque tienen la conciencia no sólo de haber librado con pleno éxito el mundo de dioses, sino de haberlo despojado de milagros. Lo curioso es que debemos contentarnos con reconocer el milagro, sin que yo vea un camino legítimo para ir más allá, Me veo forzado a añadir esto expresamente, a fin de que no creas que, debilitado por la edad, he sido presa de los curas.»

Albert Einstein

Texto #3: El absurdo del porque sí

La ciencia no explica más que el mecanismo de las cosas. Ni siquiera eso pues, en rigor, se limita a describir dichas cosas como parecen raticularse en el desarrollo de los fenómenos. Nada se sabe de la íntima ciencia. Y es pueril suponer que el conocimiento superficial de esos mecanismos nos ahorra la explicación de las causas primeras y de los destinos finales , Ante el espectáculo del cielo diáfano, rutilante de constelaciones, pretender que todo esto ha existido siempre porque sí, y ha ido evolucionando porque sí, regido por unas leyes maravillosas que se han creado a sí mismas, espontáneamente, porque sí—lo cual es pre cisamente la no explicación de los otros por qué—, resulta muchísimo más absurdos

Carlos Buigas

Activudad para reflexionar:

  • Resumir la idea central de cada uno de los textos.
  • Anotar los argumentos que las sustentan.
  • Preparar argumentos para un posible debate sobre esta afirmación: «La creencia cristiana de la creación del mundo no se contradice con la teoría de la evolución biológica que explica el origen y la evolución de la materia y la vida».

Otras propuestas para reflexionar

01. La fe cristiana (Descárgatelo AQUÍ)
02. El compromiso social de los cristianos (Descárgatelo AQUÍ)
03. Los humanismos contemporáneos (Descárgatelo AQUÍ)
04. El humanismo cristiano (Descárgatelo AQUÍ)
05. La fe en el ámbito de la ciencia y de la técnica (Descárgatelo AQUÍ)
06. Expresiones religiosas en la cultura de los pueblos (Descárgatelo AQUÍ)

Grupo Edebé y Jesús M. Gallardo