#EducandoDesdeCasa – Pastoral – Pascua de Cine – Domingo de Ramos

RamosQueremos acompañaros desde Edebé para vivir la Pascua en casa y por eso, os ofrecemos unos sencillos materiales para poder reflexionar y rezar juntos en este Domingo de Ramos. Los días intensos del Triduo Pascual, os ofreceremos también algunas propuestas para poder vivir en familia esta gran fiesta cristiana. Os propondremos una película para ver y algunos textos para trabajarla y orar juntos desde el sentido litúrgico del día que celebramos.

Sentido del Domingo de Ramos

Una de las palabras que puede definir mejor el Domingo de Ramos es la palabra «paradoja». Jesús entra de manera triunfal en Jerusalén, aclamado como «Hijo de David», es decir como Rey y poco menos de una semana después es crucificado y calumniado por el mismo pueblo que le alababa. El eco de la alabanza se mezcla con el ruido de los martillos crucificándole… Esa es la paradoja.

De alguna manera nuestra vida es un continuo Domingo de Ramos, pasamos de la gloria al dolor con demasiada rapidez. Estos días de cuarentena el teléfono, el ordenador, se convierten en portadores de noticias alegres o dolorosas y todo cambia.

Este Domingo de Ramos en familia os invitamos a hacer una pequeña procesión, dando gloria a Dios por tantos dones como poseemos a pesar de todo en esta cuarentena, pero también a leer detenidamente la lectura de la Pasión para unirnos en el dolor de Jesús, al dolor de tantas personas que están sufriendo o muriendo por el Covid_19.

 

Lecturas del Domingo de Ramos (selección)

Os proponemos la lectura que recoge la entrada de Jesús en Jerusalén (Mt 21, 1-11):

[1] Al llegar cerca de Jerusalén, entraron en Betfagé, junto al monte de los Olivos. Entonces Jesús envió a dos discípulos [2] encargándoles: —Id a la aldea de enfrente y enseguida encontraréis una borrica atada y un pollino junto a ella. Soltadla y traédmela. [3] Si alguien os dice algo, le diréis que el Señor los necesita. Y enseguida los devolverá. [4] Esto sucedió para que se cumpliera lo anunciado por el profeta: [5] Decid a la ciudad de Sión: mira a tu rey que está llegando: humilde, cabalgando una borrica y un pollino, hijo de acémila. [6] Fueron los discípulos y, siguiendo las instrucciones de Jesús, [7] le llevaron la borrica y el pollino. Echaron los mantos sobre ellos y el Señor se montó. [8] Una gran muchedumbre alfombraba con sus mantos el camino. Otros cortaban ramas de árbol y alfombraban con ellas el camino. [9] La multitud, delante y detrás de él, aclamaba: —¡Hosana al Hijo de David! Bendito el que viene en nombre del Señor. ¡Hosana al Altísimo! [10] Cuando entró en Jerusalén, toda la población conmovida preguntaba: —¿Quién es éste? [11] Y la multitud contestaba: —Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea.

 

Hoy también se lee la pasión, en este ciclo, de San Lucas:

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas (22,14–23,56):

En aquel tiempo, los ancianos del pueblo, con los jefes de los sacerdotes y los escribas llevaron a Jesús a presencia de Pilato.
No encuentro ninguna culpa en este hombre
C. Y se pusieron a acusarlo diciendo
S. «Hemos encontrado que este anda amotinando a nuestra nación, y oponiéndose a que se paguen tributos
al César, y diciendo que él es el Mesías rey».
C. Pilatos le preguntó:
S. «¿Eres tú el rey de los judíos?».
C. El le responde:
+ «Tú lo dices».
C. Pilato dijo a los sumos sacerdotes y a la gente:
S. «No encuentro ninguna culpa en este hombre».
C. Toda la muchedumbre que había concurrido a este espectáculo, al ver las cosas que habían ocurrido, se volvía dándose golpes de pecho.
Todos sus conocidos y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea se mantenían a distancia, viendo todo esto.
C. Pero ellos insitían con más fuerza, diciendo:
S. «Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde que comenzó en Galilea hasta llegar aquí».
C. Pilato, al oírlo, preguntó si el hombre era galileo; y, al enterarse de que era de la jurisdicción de Herodes,
que estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días, se lo remitió.
Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio
C. Herodes, al vera a Jesús, se puso muy contento, pues hacía bastante tiempo que deseaba verlo, porque oía hablar de él y esperaba verle hacer algún milagro. Le hacía muchas preguntas con abundante verborrea; pero él no le contestó nada.
Estaban allí los sumos sacerdotes y los escribas acusándolo con ahínco.
Herodes, con sus soldados, lo trató con desprecio y, después de burlarse de él, poniéndole una vestidura blanca, se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigos entre sí Herodes y Pilato, porque antes estaban enemistados entre si.
Pilato entregó a Jesús a su voluntad
C. Pilato, después de convocar a los sumos sacerdotes, a los magistrados y al pueblo, les dijo:
S. «Me habéis traído a este hombre como agitador del pueblo; y resulta que yo lo he interrogado delante de vosotros y no he encontrado en este hombre ninguna de las culpas de que lo acusáis; pero tampoco Herodes, porque nos lo ha devuelto: ya veis que no ha hecho nada digno de muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré».
C. Ellos vociferaron en masa:
S. «¡Quita de en medio a ese! Suéltanos a Barrabás».
C. Este había sido metido en la cárcel por una revuelta acaecida en la ciudad y un homicidio.
Pilato volvió a dirigirles la palabra queriendo soltar a Jesús, pero ellos seguían gritando:
S. «¡Crucifícalo, crucifícalo!».
C. Por tercera vez les dijo:
S. «Pues ¿qué mal ha hecho este? No he encontrado en él ninguna culpa que merezca la muerte. Así que le daré un escarmiento y lo soltaré».
C. Pero ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo crucificara; e iba creciendo su griterío.
Pilato entonces sentenció que se realizara lo que pedían: soltó al que le reclamaban (al que había metido en la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su voluntad.
Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí.
C. Mientras lo conducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía del campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de Jesús.
Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se golpeaban el pecho y lanzaban lamentos por él.
Jesús se volvió hacia ellas y les dijo:
+ «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que vienen días en los que dirán: «Bienaventuradas las estériles y los vientres que no han dado a luz y los pechos que no han criado». Entonces empezarán a decirles a los montes: «Caed sobre nosotros», y a las colinas: «Cubridnos»; porque, si esto hacen con el leño verde, ¿que harán con el seco?».
C. Conducían también a otros dos malhechores para ajusticiarlos con él.
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen
C. Y cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
Jesús decía:
+ «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».
C. Hicieron lotes con sus ropas y los echaron a suerte.
Este es el rey de los judíos
C. El pueblo estaba mirando, pero los magistrados le hacían muecas diciendo:
S. «A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido».
C. Se burlaban de él también los soldados, que se acercaban y le ofrecían vinagre, diciendo:
S. «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo».
C. Había también por encima de él un letrero: «Este es el rey de los judíos».
Hoy estarás conmigo en el paraíso
C. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:
S. «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros».
C. Pero el otro, respondiéndole e increpándolo, le decía:
S. «¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en la misma condena? Nosotros, en verdad, lo estamos justamente, porque recibimos el justo pago de lo que hicimos; en cambio, este no ha hecho nada».
C. Y decía:
S. «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».
C. Jesús le dijo:
+ «En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso».
Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu
C. Era ya como la hora sexta, y vinieron las tinieblas sobre toda la tierra, hasta la hora nona, porque se oscureció el sol. El velo del templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente, dijo:
+ «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu».
C. Y, dicho esto, expiró.
Todos se arrodillan, y se hace una pausa
C. El centurión, al ver lo ocurrido, daba gloria a Dios diciendo:
S. «Realmente, este hombre era justo».

Para reflexionar…

  • La palabra Rey aparece en las dos lecturas, una sirve de alabanza y la otra de condena… Analiza la escena y cómo sucede.
  • Jesús es acogido y esperado por el pueblo, pero a la vez, instigado por los fariseos, el mismo pueblo es el que le condena… ¿Podrías señalar experiencias humanas donde pueden ocurrir estas circunstancias en nuestra vida?
  • ¿Cómo podríais relacionar este Evangelio con la situación de confinamiento que estamos viviendo?

Os invitamos a compartir estas preguntas en familia.


Sugerencias para un Domingo de Ramos de Cine

Os sugerimos esta película para trabajarla en familia.

RamosEn un mundo mejor

Es una película dura. Que recoge el dolor que puede causar la violencia a varios niveles, la pérdida de una madre en la adolescencia, el bullying en un colegio, la violencia que viven muchas personas en el centro de África, y nuestras propias relaciones basadas a veces en la violencia.

Los personajes experimentan una evolución en las que solamente el amor y el perdón pueden vencer esa espiral de odio y violencia. De alguna manera es el viaje inverso al que hace Jesús desde el Domingo de Ramos. Pasa de ser acogido y querido a ser odiado y víctima de la violencia sin medida.

Es una película recomendable a partir de la ESO. Os proponemos una actividad para trabajar en familia, pero se puede descargar la ficha completa en el catálogo de películas de cine espiritual que Edebé pone a disposición en este enlace.

La película se desarrolla entre Dinamarca y el Centro de África. En este lugar de África se desarrolla una situación de violencia protagonizada por un líder tribal al que llaman Big Man. Este personaje es un guerrero sanguinario que hiere con brutalidad a mujeres y niñas con distintos tipos de motivaciones sexuales. Dirige una banda que ataca indiscriminadamente e impone su ley con las armas. Allí la violencia es inmediata y cotidiana, atroz y sin policía para contenerla. Pero también en Dinamarca aparece la violencia, aunque de forma menos directa. La agresión procede de un muchacho que se llama Sofus y, por otro lado, de Lars, un mecánico que agrede a Anton, y que no es capaz de disculparse, manteniéndose en su estilo agresivo y violento. Ambos agresores provocarán una espiral de violencia en la que participarán después diferentes personajes. Así, a pesar del contraste entre ambas sociedades, hay un hilo común que pasa por la violencia interior y el deseo de venganza. La violencia no tiene fronteras.

  • ¿Te parece distinta la violencia de Big Man de la violencia de Sofus o de Lars?
  • ¿En qué se parecen y en qué se diferencian la violencia en África y la de Dinamarca?
  • ¿Qué tiene que ver con la lectura de la Pasión que has visto?

Jesucristo pedía especialmente ser exigentes en el perdón. «Habéis oído que se dijo: ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha, ofrécele también la otra; al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto, y al que te obligue a andar una milla, vete con él dos. A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda. Habéis oído que se dijo: amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Pues yo os digo: amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan» (Mt 5, 38-44). En algunos momentos el comportamiento de Anton recuerda estas palabras de Jesús.

Dónde ver esta película: En Filmin o Movistar

 

Otra propuesta de película para el Domingo de Ramos

Os proponemos Invictus, que recorre el camino a la inversa, como de la violencia sufrida por Nelson Mandela, brota el perdón y la unidad. Es justo al reves, del dolor a la gloria, en el ámbito del deporte y basada en un hecho real. Válida para todos los públicos. Se puede ver en: A3Player, AppleTv, Google Play y MicroSoft Store por un preci muy módico.

 

Actividad para hacer en familia

Aunque vivimos la paradoja de la pasión y gloria del Señor en este Domingo de Ramos, proponemos centrarnos en familia en la alegría de recibirle. Por eso proponemos tres pequeñas actividades:

  • Adornar los balcones con ramas del jardín o si no las tenemos dibujar o calcar o imprimir esta que os adjuntamos un poco más abajo.
  • Hacer una pequeña procesión juntos por la casa cantando la canción Hosanna Hey-Hosanna Ha.
  • Leer la lectura de Mt 21, 1-11 en medio de la procesión dentro de casa.

 

 

Oración en familia

Os dejamos una oración para hacer en familia en este Domingo de Ramos:

Querido Jesús:

Hoy no podemos recibirte en las calles.

No tenemos ramos ni olivos.

No tenemos nada más que nuestras casas,

llenas de personas y esperanzas.

Y quizá este año necesitamos más que nunca recibirte.

Necesitamos proclamar,

que aunque haya que pasar por la pasión

de esta cuarentena,

tú has vencido a la muerte.

Ayúdanos a mirar la vida con

ojos de Domingo de Ramos,

que son capaces de alegrarse por tu venida,

aunque estemos confinados.

 

Jesús M. Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica

Profesor de Religión Católica

 

Si quieres conocer más de nuestro proyecto de Religión, pincha en la imagen: