Cómo crear situaciones de aprendizaje en Religión Católica

situacionesSituaciones de aprendizaje, el que domine su creación, seguramente será el que sea capaz de llevar a cabo un aterrizaje «real» de la LOMLOE a las aulas. Ahí está la clave para poder comprender bien qué podemos hacer a partir de este curso en clase. Pero tampoco es bueno precipitarse, porque en el fondo, es algo que hemos estado buscando siempre: hacer que los contenidos que enseñamos en clase tengan un uso práctico en la vida real y las situaciones que se nos presentan. Vamos a reflexionar un poco…

Uno de los elementos clave de la nueva propuesta curricular, la LOMLOE, son las situaciones de aprendizaje. En diversas entradas hemos hablado de ellas y de cómo las trabaja el proyecto de Religión de Edebé, Enlazados. Te recordamos qué son las situaciones de aprendizaje con esa «sencilla» imagen en la que, sobre la propia ley hemos ido destacando los elementos que hay que tener en cuenta para crearlas:

Metodologías

Los currículos de Religión Católica definen las situaciones de aprendizaje de esta manera (las negritas son nuestras):

Las situaciones de aprendizaje constituyen el nivel más concreto de un proceso de programación didáctica del currículo. Es un conjunto de tareas relacionadas entre sí para facilitar el aprendizaje a partir de experiencias vividas por el alumnado. Las propuestas metodológicas del área de Religión Católica pueden recrear en el aula situaciones significativas y cotidianas de su entorno personal, familiar, social y cultural, referidas a las necesidades e intereses de los alumnos y alumnas a esas edades, para abordar los saberes básicos, los criterios de evaluación y las competencias específicas a los que van vinculados. Los docentes del área de Religión Católica pueden proponer situaciones de aprendizaje estimulantes, significativas e integradoras, contextualizadas y respetuosas con el proceso de desarrollo integral del alumnado en todas sus dimensiones. Deberán tener un planteamiento preciso de los aprendizajes esenciales del área de Religión Católica que se esperan conseguir. Estas situaciones presentarán retos o problemas con una complejidad coherente con el desarrollo del alumnado, cuya resolución implique la realización de distintas actividades y la movilización de los aprendizajes que se buscan para la creación de un producto o la resolución de una acción; favorecerán la transferencia de los aprendizajes adquiridos en el área de Religión Católica a contextos de la realidad cotidiana del niño y la niña, en función de su progreso madurativo. Se buscará contribuir al diálogo, al pensamiento creativo y autónomo, así como a la buena convivencia y el respeto a la diferencia. Las situaciones de aprendizaje en el área de Religión Católica tendrán en cuenta los centros de interés del alumnado y posibilitará la movilización coherente y eficaz de los distintos conocimientos, destrezas, actitudes y valores propias de esta área.

En esta ocasión queremos ayudarte a reflexionar sobre cuáles son los elementos que debes tener en cuenta para poder llevar a cabo una situación de aprendizaje que relacione y tenga en cuenta todos los elementos curriculares y que además pueda ayudar a tus alumnos a desarrollar todas las competencias. El lugar que ocupan en el nuevo marco curricular y cómo se relacionan todos los elementos para crear estas situaciones de aprendizaje, está claro:

situaciones

 

Lo primero que debes tener en cuenta es de dónde partir. Es la clave. En Edebé pensamos que puede haber dos caminos.

Situaciones

Vamos a intentar proponer un modelo de elaboración que puede ser acertado para comprender cómo llevar a cabo la programación y ejecución de estas situaciones de aprendizaje.

Opción 1: Estructura secuencial de los Reales Decretos

1. Seleccionar la competencia específica. 

Tomemos un ejemplo en Educación Primaria. Seleccionamos del Currículo de Primaria la competencia específica 2:

2. Descubrir, reconocer y estimar la dimensión socioemocional expresada en la participación en diferentes estructuras de pertenencia, desarrollando destrezas y actitudes sociales teniendo en cuenta algunos principios generales de la ética cristiana, para la mejora de la convivencia y la sostenibilidad del planeta.

2. Concretar los descriptores del perfil de salida con el que está conectada la competencia que se ha seleccionado. 

En este caso, esta información también se ofrece en los currículos. Para la competencia 2:

Esta competencia específica se conecta con los siguientes descriptores del Perfil de salida: CCL2, CCL5, CP3, STEM5, CD3, CPSAA3, CC1, CC2, CC4, CE1.

O lo que es lo mismo:

  • CCL2: Comprende, interpreta y valora textos orales, signados, escritos o multimodales sencillos de los ámbitos personal, social y educativo, con acompañamiento puntual, para participar activamente en contextos cotidianos para construir conocimiento
  • CCL5: Pone sus prácticas comunicativas al servicio de la convivencia democrática, la gestión dialogada de los conflictos y la igualdad de derechos de todas las personas, detectando los usos discriminatorios de la lengua así como los abusos de poder a través de la misma, para favorecer un uso no solo eficaz sino también ético del lenguaje.
  • CP3: Conoce y respeta la diversidad lingüística y cultural presente en su entorno, reconociendo y comprendiendo su valor como factor de diálogo, para mejorar la convivencia.
  • STEM5: Participa en acciones fundamentadas científicamente para preservar la salud y el medio ambiente, aplicando principios de ética y seguridad practicando el consumo responsable.
  • CD3: Participa en actividades y/o proyectos escolares mediante el uso de herramientas o plataformas virtuales que le permitan construir nuevo conocimiento, comunicarse, trabajar colaborativamente, compartir datos y contenidos en entornos digitales restringidos y supervisados de manera segura, con una actitud abierta y responsable ante su uso
  • CPSAA3: Reconoce y respeta las emociones y experiencias de los demás, participa activamente en el trabajo en grupo, asume las responsabilidades individuales asignadas y emplea estrategias cooperativas dirigidas a la consecución de objetivos compartidos.
  • CC1: Entiende los hechos históricos y sociales más relevantes relativos a su propia identidad y cultura, reflexiona sobre las normas de convivencia, y las aplica de manera constructiva, dialogante e inclusiva en cualquier contexto.
  • CC2: Participa en actividades comunitarias, la toma de decisiones y la resolución de los conflictos de forma dialogada y respetuosa con los procedimientos democráticos en el marco de la Unión Europea y la Constitución española, los derechos humanos y del niño, el valor de la diversidad y el logro de la igualdad de género, la cohesión social y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • CC4: Comprende las relaciones sistémicas entre las acciones humanas y el entorno y se inicia en la adopción de hábitos de vida sostenibles, para contribuir a la conservación de la biodiversidad.
  • CE1: Reconoce necesidades y retos a afrontar y elabora ideas originales, utilizando destrezas creativas y tomando conciencia de las consecuencias y efectos que las ideas pudieran generar en el entono, para proponer soluciones valiosas que respondan a las necesidades detectadas.

3. Señalar los criterios de evaluación que se van a aplicar.

En este caso, también nos lo ofrece la ley, pero habrá que elegir y seleccionar porque para cada competencia específica se nos ofrecen varios por ciclos. En este caso, vamos a elegir lo que podría corresponder al primer ciclo y que tiene que ver con 1º de EP:

2.1 Reconocer los vínculos y relaciones con los grupos de pertenencia, comparándolos con los de Jesús de Nazaret, identificando hábitos y principios que ayudan a generar un clima de afectividad, respeto, solidaridad e inclusión.

4. Elegir el saber básico con el que se relaciona la competencia. 

Aquí hay que elegir de los tres bloques de saberes aquel o aquellos que puedan estar en sintonía con lo que nos propone la competencia específica y el criterio de evaluación seleccionado. En nuestro caso podríamos tomar de dos bloques de saberes básicos:

  • A. Identidad personal y relaciones en diálogo con el mensaje cristiano.
    • Grupos de pertenencia: diferencias y relación con Jesús de Nazaret.
  • C. Habitar el mundo plural y diverso para construir la casa común.
    • Actitudes y acciones que promueven la fraternidad.

5. Proponer la situación de aprendizaje

En este sentido ahora vendría la expresión más creativa, tratando de incorporar los intereses de los alumnos, que sea una situación real y que los alumnos deban ir poco a poco generando una serie de actividades de aprendizaje que les permitan resolverla. Esta parte es compleja porque debe condensar en una situación real y atractiva para los alumnos lo que se pretende enseñar para posteriormente ir desarrollando las actividades que nos llevarán a desarrollar las competencias, que es la base de todo el proceso.

Por ejemplo podríamos plantearnos esta situación:

Juan y Loli son amigos. Viven en un bloque de pisos y juegan juntos con otros niños de su barrio muchas veces. Juan, además está en un equipo de voleibol y Loli hace kárate en un gimnasio por las tardes cuando sale del cole. Van al mismo colegio pero no van a la misma clase aunque en el recreo se juntan entre todos para contarse sus cosas. También van juntos a un grupo de catequesis de su parroquia porque se están preparando para su Primera Comunión ¿Te has dado cuenta de cuántos grupos de amigos tienen Juan y Loli? ¿Te pasa algo parecido a ti? ¿Crees que se llevan igual con los vecinos que con sus amigos? ¿Y con los compañeros de clase?

Este podría ser el punto de partida. Ahora, lo ideal sería que se hicieran actividades de aprendizaje que nos fueran llevando a desarrollar cada uno de los descriptores de las competencias citadas e ir introduciendo los saberes básicos. Por ejemplo podríamos crear algunas actividades que tuvieran como fin desarrollar este descriptor:

  • CCL5: Pone sus prácticas comunicativas al servicio de la convivencia democrática, la gestión dialogada de los conflictos y la igualdad de derechos de todas las personas, detectando los usos discriminatorios de la lengua así como los abusos de poder a través de la misma, para favorecer un uso no solo eficaz sino también ético del lenguaje.

La actividad podría describirse así:

Vamos a pensar en esos grupos de Juan y Loli. ¿Qué os parece que puede pasar cuando haya conflictos y dificultades? ¿Cómo habría que hablar entre unos y otros? Vamos a crear un debate imaginario donde los amigos de Juan quieren jugar al «pilla-pilla» y los de Loli a Voleibol… ¿Cómo habría que actuar?

Para evaluar, podríamos hacer grupos cooperativos y con un folio giratorio ir haciendo una lluvia de ideas, el grupo que proponga al menos 4 soluciones tiene una nota… Una vez que nos encontramos con la situación humana resuelta, podemos hablar de los grupos de Jesús: su familia, sus discípulos, los apóstoles… Y analizar cómo se relacionaban, leyendo algún fragmento de la Biblia y organizando, mediante la rutina de pensamiento «Círculo de puntos de vista», cómo podrían relacionarse los discípulos con Jesús.

Opción 2: Estructura inversa. Partir de una situación de aprendizaje.

1. Proponer una situación de aprendizaje como escenario contextualizado que proponga retos al alumno.

En este caso, partimos de una situación que sea cercana a los alumnos y que plantee retos reales que puedan estar viviendo. Por supuesto, debe estar contextualizado a la edad y madurez de los alumnos. Por ejemplo podemos pensar en esta situación para trabajar en Religión Católica de 4º de ESO:

Julián lleva un tiempo muy triste. No acaba de sentirse cómodo con la imagen que le devuelve el espejo y piensa que no puede hacer nada sin que le salga mal. En el colegio pasa el tiempo, pero ni se centra en lo que hace ni le apetece nada, porque lleva un tiempo en el que lo está pasando muy mal y no es capaz ni siquiera de abrirse a sus amigos para contarlo, y eso hace que cada vez se sienta más solo. ¿Cómo podemos ayudar a Julián?


2. Indicar qué competencia o competencias específicas se pueden alcanzar en esa situación de aprendizaje

En esta ocasión deberíamos rastrear en el currículo algo que nos hable de esta situación. Podríamos enfocarla desde el sentido de la vida, o desde las religiones como propuesta de sentido… Optamos por esta competencia específica (ver currículo de Religión Católica de Secundaria):

1. Identificar, valorar y expresar los elementos clave de la dignidad e identidad personal a través de la interpretación de biografías significativas, para asumir la propia dignidad y aceptar la identidad personal, respetar la de los otros, y desarrollar con libertad un proyecto de vida con sentido.

 

3. Elegir qué saberes básicos se trabajarán en esa situación de aprendizaje

Los saberes básicos que tienen relación directa son:

Bloque A: Dignidad humana y proyecto personal en la visión cristiana de la vida.

  • Rasgos y dimensiones fundamentales de la vida humana en relación con la visión cristiana de la persona.
  • Relaciones fundamentales de la persona: consigo misma, con los demás, con la naturaleza y con Dios.


4. Señalar los criterios de evaluación que se van a aplicar

El criterio de evaluación que corresponde a esta competencia específica es este:

1.2 Formular un proyecto personal de vida con sentido que responda a valores de cuidado propio, de los demás y de la naturaleza, respetando los de los otros, tomando como referencia a Jesucristo, siendo capaz de modular estas opciones en situaciones vitales complejas.


5. Concretar los descriptores del perfil de salida con el que se conectan la competencia o competencias especificas trabajadas

En este caso son: CCL1, CCL3, CD1, CD4, CPSAA1, CPSAA2, CPSAA4, CPSAA5, CE2, CE3, CCEC3.

Y a partir de este punto desarrollaríamos una serie de actividades que permitan al alumno desarrollar los descriptores de las competencias específicas y que hagan que sea capaz de resolver la situación inicial.

 

Como vemos esta nueva norma curricular permite mucha variedad de modos de llevar a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje, y quizá por eso puede resultar compleja. Por eso en la Editorial Edebé queremos acompañar a los profesores ofreciendo este tipo de materiales. ¿Qué te parece, oportunidad o «marronazo»? Vamos adelante con pasión, que es el estilo de los profesores de Religión. Nos vemos la próxima semana.

 

Jesús M. Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica

Si quieres conocer más de nuestro proyecto de Religión, pincha en la imagen: