“No está muerto quien la vida por la vida da”

Vida

Imagen de Jesús Manuel Gallardo

La vida es justamente lo que entregó Ignacio Echeverría, vecino de Las Rozas emigrado a Reino Unido en busca de trabajo. Su fe y su modo de entender la vida desde la fe católica que profesaba le hicieron olvidarse de sí mismo para intentar salvar a una mujer de una muerte inminente. Su testimonio nos sirve a los profesores de Religión Católica para conocer mejor una de las claves de la vida cristiana: la entrega.

Justificación curricular

Aunque la entrega de la propia vida, para que los demás tengan vida, es una de los valores cristianos más arraigados y por lo tanto se puede trabajar en todos los cursos en los que se imparte la asignatura de Religión Católica, proponemos relacionarlo con el curso de 3.º de ESO, concretamente con estos bloques, contenidos, criterios y estándares de aprendizaje:

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

  • Contenido: La persona transformada por el encuentro con Jesús.
  • Criterio de Evaluación: 2. Comprender que la pertenencia a Cristo conlleva una nueva forma de comportarse en la vida.
  • Estándar de aprendizaje: 2.1. Crea y comparte textos, videoclips, cortos, para describir las consecuencias que en la vida de los cristianos ha supuesto el encuentro con Cristo.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

  • Contenidos: La Iglesia, lugar de encuentro con Cristo; Experiencia de plenitud en el encuentro con Cristo; La experiencia de fe genera una cultura.
  • Criterio de evaluación: 2. Valorar críticamente la experiencia de plenitud que promete Cristo.
  • Estándar de aprendizaje: 2.1. Escucha testimonios de cristianos y debate con respeto acerca de la plenitud de vida que en ellos se expresa.

 

Propuesta didáctica

Para desarrollar este aprendizaje proponemos seguir el método catequético clásico: ver-juzgar-actuar. En el “ver” se trata de analizar un testimonio de vida o una situación vital, en este caso la vida y el gesto de Ignacio Echeverría. En el “juzgar”, se trata de iluminar esa situación con la Palabra de Dios para tratar de comprender mejor la vida cristiana que nos propone. Y por último, en el “actuar”, se trata de buscar el compromiso con lo que se ha descubierto, en este caso, será poner en acción los estándares de aprendizaje que se han presentado.

 

Ver

Ante un mismo hecho puede haber muchas interpretaciones. Ignacio Echeverría dio su vida por salvar a una persona… Pero ¿quién era este joven? ¿Fue un acto impulsivo o está relacionado con su vida? Vamos a conocerlo mejor.

En pequeños grupos, leed, mediante la estructura cooperativa lectura compartida (un alumno lee, otro resume, otro da el visto bueno y el cuarto hace una síntesis que escribe en una oración breve), alguno de los siguientes artículos de prensa sobre Ignacio Echeverría.

 

¿Podéis trazar un perfil de cómo era Ignacio Echeverría? Haced una especie de lista de sus cualidades. ¿Creéis que fue un acto aislado en su vida o que fue la consecuencia normal de cómo entendía Ignacio la vida?

 

Juzgar

Después de conocer mejor a Ignacio Echeverría, os proponemos realizar la destreza de pensamiento “Compara y contrasta” para sacar conclusiones y comparar el acto de Ignacio con este texto del Evangelio de Juan (Jn 10, 11-18):

[11] Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. [12] El asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, escapa abandonando las ovejas, y el lobo las arrebata y dispersa. [13] Como es asalariado no le importan las ovejas. [14] Yo soy el buen pastor: conozco a las mías y ellas me conocen a mí, [15] como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y doy la vida por las ovejas. [16] Tengo otras ovejas que no pertenecen a este corral; a esas tengo que guiarlas para que escuchen mi voz y se forme un solo rebaño con un solo pastor. [17] Por eso me ama el Padre, porque doy la vida, para después recobrarla. [18] Nadie me la quita, yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y para después recobrarla. Este es el encargo que he recibido del Padre.

¿En qué se parecen Jesús e Ignacio? ¿Cuál crees que es el mensaje que se lanza?

 

Actuar

Ahora nos toca actuar. Os proponemos una actividad:

  1. En primer lugar, os invitamos a debatir con respeto sobre la situación y el papel de la fe en este suceso de la vida de Ignacio.
  2. En segundo lugar, os invitamos a crear y compartir en las redes un vídeo para describir las consecuencias que en la vida de los cristianos ha supuesto el encuentro con Cristo y qué valor tiene la entrega por los demás.

 

 

Jesús Manuel Gallardo

Profesor de Religión Católica