Interioridad y educación emocional, una respuesta del proyecto «Enlazados»

interioridadInterioridad es la capacidad de reconocerse a uno mismo desde dentro y relacionarse desde lo auténtico y lo profundo con los otros y con Dios para poder encontrar un equilibrio personal. Está muy relacionado con la educación emocional porque nos conecta con nuestros sentimientos y emociones y nos ayuda a conocernos mejor. La LOMLOE ha adoptado como uno de sus principios pedagógicos la educación emocional en todas las asignaturas. Es un reto que los profesores y maestros de Religión venimos abordando desde nuestra materia a lo largo de todos los años que se lleva impartiendo… ¿Qué claves necesitaremos dominar para llevarla a cabo en nuestras aulas? ¿Cómo responde a este reto el proyecto «Enlazados» de edebé? Te lo contamos en esta entrada.

Interioridad y educación emocional en la LOMLOE

La LOMLOE en su redacción final ha ido introduciendo la necesidad de que los alumnos puedan formarse a lo largo de su formación básica en una educación emocional que les permita llevar a cabo un buen desarrollo personal. De hecho se considera esta educación emocional uno de los principios básicos para responder a las exigencias sociales que la LOMLOE identifica como diez, en concreto nos referimos a la número siete tal como se recoge en esta infografía publicada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional:

interioridad

Con respecto a la palabra «Interioridad», aparece siempre acompañando a aquellas acciones que hacen que el alumno pueda reflexionar de manera crítica para poder interiorizar conceptos que poder convertir en acciones (normas, hábitos, procedimientos…). En los diversos decretos que se van publicando (por ejemplo en el de Educación Primaria), lo podemos encontrar en todas las asignaturas, también en los borradores de los que aún están por publicarse (por ejemplo en el de Educación Secundaria Obligatoria).

En la asignatura de Religión Católica, y aunque se trabaja la interioridad de manera más sutil o menos directa en toda la asignatura, es la Competencia Específica cinco la que nos pone de manifiesto la importancia de trabajar la emoción y la interiorización:

COMPETENCIA ESPECÍFICA 5 (tomada del borrador del Currículo)
Explorar, desarrollar y apreciar la propia interioridad y experiencia espiritual, reconociéndola en las propias emociones, afectos, símbolos y creencias, conociendo la experiencia de personajes relevantes de la tradición judeocristiana y de otras religiones, para favorecer el autoconocimiento personal, entender las vivencias de los otros y promover el diálogo y el respeto entre las diferentes tradiciones religiosas.

Como vemos, la mirada de la asignatura de Religión Católica, coincide plenamente con la propuesta de la LOMLOE, añadiendo la visión trascendente y la búsqueda de diálogo entre las personas.

interioridad

Tomada de: Pixabay

Interioridad y educación emocional en el proyecto «Enlazados»

El proyecto Enlazados, tal como venimos contando en entradas anteriores, quiere responder también a este reto. Y lo hace de dos maneras que pretenden dejar huella en los alumnos para lograr un aprendizaje profundo y significativo.

Como veíamos en una entrada reciente, las situaciones de aprendizaje son las que marcan el comienzo de la secuencia de aprendizaje a través del análisis de un problema real y cercano a los alumnos que les exigirá poner en marcha todas las competencias y utilizar de manera inteligente los saberes mínimos para poder solucionar ese problema.

En este primer momento, el proyecto Enlazados propone actividades y preguntas que permitan que los alumnos no solamente se acerquen a esa situación de aprendizaje desde el punto de vista racional, sino también emocional y tratando de interiorizar lo que ocurre para dejarse afectar y poner nombre a los sentimientos que experimentan en ese punto de partida.

En segundo lugar, al final el proceso de aprendizaje, habrá un apartado de la secuencia de aprendizaje en el que los alumnos podrán volver a la situación inicial y analizar de nuevo cómo se sienten. Es lo que hemos llamado «impacto» de la secuencia de aprendizaje. El objetivo no es otro que ayudar a los alumnos a analizar cómo se sienten en este momento y poner en marcha acciones que nos ayuden a llevar a cabo una transformación del mundo que nos rodea.

De esta manera el aprendizaje no es solamente algo que se queda en el plano racional, algo sin duda fundamental, sino que lleva a los alumnos a conocerse mejor y poder desarrollar su interioridad, así como educar sus emociones. Y este aspecto, como profundizaremos en próximas entregas de nuestro proyecto, es fundamental para que la educación no se quede solo en el aula, sino que salga al mundo para transformarlo en algo mejor…

¿Te apuntas? ¡Contamos contigo!

Jesús M. Gallardo Nieto
Profesor de Religión Católica
Interioridad

Imagen tomada de: Pixabay