#EducandoDesdeCasa – Materiales – EP – Biblia: David, Goliat, fariseo y publicano

FariseoFariseo es una palabra fuerte en los evangelios. Realmente eran personas que estaban muy concienciadas y querían vivir su fe de modo radical. Un fariseo no era un enemigo de Dios o de la religión, al contrario, la vivía de un modo tan radical que a veces ponía la religión por encima de la persona, por eso chocaba con Jesús. Jesús decía que su “yugo era llevadero”.

La religión debe liberar. Así también asistimos a otro episodio interesante en el que David vence a Goliat. Quizá el fariseo y Goliat tienen en común la fe en su voluntarismo, sus medios para alcanzar lo que Dios les pide.

Y David y el publicano, se oponen totalmente al fariseo y Goliat porque más que confiar en sus fuerzas, confían en Dios y por eso viven una fe más pura que les ayuda a enfrentarse a las dificultades de la vida.

Os proponemos estos textos para trabajar con los alumnos de Primaria.

David y Goliat

Sugerencia de trabajo:

  • Leer la primera ficha e invitad a los alumnos a que identifiquen las características de cada personaje
  • Se puede invitar a los alumnos a relacionar lo que ocurre en el episodio bíblico, relacionándolo con un refrán castellano: “Más vale maña que fuerza”.
  • Y por último invitar a pensar… ¿Puede llegar a ser la fuerza de la confianza más grande que la fuerza física? ¿Por qué?
  • Después se lee y por último se hace la segunda ficha. Fariseo

Fariseo

La historia del fariseo y el publicano

Antes de la lectura de esta parábola, conviene contextualizar a los alumnos en la sociedad de los tiempos de Jesús.

  • Los fariseos eran un grupo poco numeroso pero que vivía su fe con mucha radicalidad y de alguna manera influían en el Sanedrín que era el órgano religioso más importante del pueblo, estimulando su fe y marcando directrices de cómo había que vivir la fe. Eran personas muy religiosas, que chocaban con Jesús porque en ocasiones ponían la religión por encima de la persona. Jesús era más flexible porque eliminaba todos los mandamientos y lo centraba todo en el amor. Eso, a un fariseo, le ponía muy nervioso porque necesitaba tener claro qué se podía hacer y qué no.
  • Los publicanos eran poco queridos por la gente de su pueblo. Eran colaboradores de los romanos recaudando impuestos a sus propios vecinos para entregarlos al Imperio Romano. Tenían fama de corruptos y mentirosos y de quedarse con parte del dinero que recaudaban. Jesús lo pone como ejemplo porque a ojos de Dios, más vale un publicano arrepentido que un fariseo orgulloso.

 

Fariseo

 

fariseo

Jesús M. Gallardo y Grupo Edebé