Uso del móvil en la clase de Religión Católica

MóvilMóvil ¿Smartphone + Teacher = Smarteacher?

¡Hasta nuestras madres tienen un móvil con tarifa de datos y no le sacan todo el partido que se puede! ¿Se puede introducir en las aulas este tipo de «aparatejos» que la abren al mundo y a la vez introducen el mundo en el aula con un deslizar de dedos? ¿Todo el mundo puede usarlo? ¿Es más beneficioso que perjudicial? Y en Religión Católica, a veces puede dar más miedo lo que encuentren que lo que no saben… Vamos a pensar juntos.

Cuando hablamos con nuestros alumnos del teléfono móvil, seguro que medio en broma, medio en serio, les decimos que están todo el día «enganchados», pero la verdad es que nosotros también lo estamos. Si analizamos con atención el uso que le damos, realmente ya casi nadie (salvo raras relaciones que se mantienen con el arcaico método de boca-oreja), usa el móvil para llamar por teléfono.

El rey de todo el asunto es el WhatsApp, seguido cada vez más de cerca por las redes sociales y las aplicaciones para compartir fotos, que es lo que les llena… Pero, como educadores, deberíamos preguntarnos si lo único que podemos hacer es limitarnos a prohibir su uso en las aulas, tal como marca la ley en algunas comunidades, o si podemos aportar una visión más útil y educativa acerca de lo que el smartphone puede hacer en las aulas.

Un paso intermedio en las clases de Religión, en las que contamos con una relación positiva con los alumnos, podría ser usar el móvil en clase delante del profesor para desarrollar alguna actividad o búsqueda de información. Es un paso muy interesante que hace que, cuando haya dudas (porque los docentes no tenemos todas las respuestas), podamos formar grupos de búsqueda de información y contrastar entre todos las fuentes diversas, o que podamos grabar vídeos de actividades o experimentos y montarlos con ellos, o un sinfín de posibilidades que los alumnos ni si quiera saben que ofrecen estos dispositivos, que son mucho más que el WhatsApp. Además, esto les hace ver que es necesaria la figura del docente. Se propone hacer la prueba de buscar qué es la Trinidad y entrar en las primeras páginas que sugiera la búsqueda. Ahí recuperaremos nuestra autoestima docente. No todo vale en Internet, hay que tener un criterio formado, y ahí nuestro papel es muy relevante.

 

Dificultades con el móvil

Sin embargo, no podemos pecar de un optimismo iluso y debemos caer en la cuenta de que exige una atención redoblada por parte del profesor, ya que hacer fotos de compañeros para reírse, o visitar sitios poco recomendables, o perder el tiempo en el aula pueden convertirse en actividades más atractivas que la educativa. Para ello, hay que hacer la clase realmente atractiva y no bajar la guardia.

El lugar del docente que usa el smartphone en el aula no puede ser el de parapetarse detrás de la mesa del profesor y dejar a los alumnos «libres», no puede llevarse materia para corregir y no puede estar pendiente de su WhatsApp… El smarteacher debe estar entre los alumnos moviéndose, reforzando el uso correcto del dispositivo y poniendo límite a su uso indebido.

Otra dificultad puede ser la sustracción o la pérdida. Lo cierto es que los alumnos llevan el móvil al colegio, aunque esté prohibido, así que el hecho de saberlo puede ayudar a poner de manifiesto que todos sabemos que cada uno tiene su móvil, por lo que no hay que andar ocultándolo, y se pueden tomar medidas generales.

 

Algunas sugerencias de uso del móvil en clase

En la clase de Religión Católica podemos encontrar una plataforma adecuada para ayudar a los alumnos a descubrir otras posibilidades educativas y formativas de los móviles.

 

Elaboración de vídeos y fotomontajes 

Ya no hace falta cámara de fotos y vídeo para nada. La calidad y la velocidad de compartir y guardar las imágenes y fotografías de estos dispositivos son impresionantes. Cuando hacemos un Aprendizaje Basado en Proyectos, es fundamental realizar un buen registro gráfico, e incluso en muchas ocasiones el producto final es un vídeo. Aquí tenemos una propuesta para realizar en la asignatura de Religión un proyecto de felicitaciones de Navidad en vídeo que se puede llevar a cabo gracias al smartphone. También en se puede trabajar con los alumnos  algunas experiencias con «contrapublicidad» con el móvil.

 

Elaboración de PODCAST

Un podcast es un archivo de sonido que puede ser un programa de radio que no se emite en directo, sino que se graba, o también es la grabación de un programa de radio en directo para poder escucharlo después. Esta actividad es muy interesante y no requiere de un gran sistema para poder llevarla a cabo. Es más, con dos smartphones es suficiente. Uno graba todo el programa y el otro se utiliza para ir introduciendo la música en cada momento. Podéis echar un vistazo a esta entrada en nuestra página de Profesores de Religión Católica de EDEBÉ.

 

Búsqueda de información en clase 

Este es uno de los recursos que más impacto suelen causar en los alumnos, pero siempre debe ir acompañado de una reflexión sobre las fuentes de información. Hay que enseñar a los alumnos a buscar. Por ejemplo, si tuviéramos que buscar información sobre astrofísica, podemos encontrar un artículo de Stephen Hawkings y otro de ritalacantaora59, que seguro desconoce por completo la materia, pero que posiblemente tendría a nuestros alumnos como lectores porque está en español. Así hacemos ver que no todo vale y que hay que buscar fuentes de información fiables. Esto es muy útil para la vida.

 

Control del comportamiento de la clase y valoración objetiva del rendimiento en la misma 

Para este aspecto hay muchas plataformas móviles que ayudan a los alumnos a recibir feedback de lo que están realizando en el aula. Suelen tener mucho impacto cuando se usan dentro del marco que da el aprendizaje cooperativo (aquí más información), para ver que lo que están haciendo tiene nota. La aplicación que más les gusta por su sencillez es ClassDojo y, aunque los estresa un poco, les ayuda mucho a «picarse» positivamente por conseguir buenas calificaciones para el grupo. Merece la pena.

 

Esto es solamente una muestra. Pero se ofrecen posibilidades sin límite con estos aparatos, que más que teléfonos son como prótesis de conocimiento: trabajar con códigos QR, realidad aumentada, blogs cooperativos, creación de APP por parte de los alumnos y las mil posibilidades que dan las Google Apps for Education.

Es una herramienta potente que puede ser usada para aprender mucho y bien. Los inconvenientes son salvables, y en cualquier caso quedarse al margen es salirse del nuevo patio digital donde andan inmersos los alumnos. Necesitan referentes que les enseñen a ver el móvil como algo más que un medio para «malescribir» con sus amigos, alguien que les abra los ojos a las posibilidades de crecimiento que ofrecen estos dispositivos… Esos somos los smarteachers de Religión, brújulas que apuntan al Norte claro y definido que necesitan en este mar de internet.

 

Jesús Manuel Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica