Situaciones de aprendizaje para Religión en Bachillerato, una guía

situacionesHemos hablado en post anteriores sobre las situaciones de aprendizaje y cómo diseñarlas. En este post nos vamos a centrar en la etapa de Bachillerato que tiene algunas peculiaridades que la hacen muy especial.

En la enseñanza de la religión, es importante tener en cuenta que se trata de una materia que involucra tanto aspectos cognitivos como afectivos, por lo que es necesario crear situaciones de aprendizaje que permitan a los estudiantes comprender y reflexionar sobre los conceptos y valores que se presentan, además de los contenidos propios de la materia que recoge el actual currículo.

De hecho, si leemos detenidamente las competencias específicas de Bachillerato que se recogen en el citado currículo, podemos apreciar que se pone el acento en la reflexión y el pensamiento crítico para construir conocimiento. Podemos analizar, por ejemplo, la competencia específica número dos:

2. Reconocer y desplegar el carácter relacional del ser humano, como fundamento de los deberes y libertades, desarrollando actitudes cívicas y democráticas, contrastando el Evangelio con otros humanismos e ideologías contemporáneas, para aprender a vivir con otros y contribuir a la construcción de una sociedad inclusiva.

Siempre hay un elemento que nos ayuda a fomentar el pensamiento creativo y el compromiso con la transformación de la sociedad. Por eso, algunos elementos que pueden ayudarnos a que pueden ayudar a crear estas situaciones en Bachillerato, de modo genérico son los siguientes:

  • Establecer objetivos claros y alcanzables: es importante tener en cuenta los intereses y necesidades de los estudiantes, y establecer objetivos que sean significativos para ellos. Cuanto más ajustemos las situaciones de aprendizaje a sus intereses, más fácil será hacer que se involucren y puedan establecer sus propias conclusiones vitales.
  • Utilizar diferentes estrategias de enseñanza: se pueden utilizar distintas estrategias, como el diálogo, el debate, la resolución de problemas o el trabajo en grupo, para involucrar a los estudiantes en el aprendizaje. El aprendizaje cooperativo es un buen elemento que permite no solo desarrollar una metodología de aprendizaje sino una actitud de cooperación vital.
  • Utilizar recursos didácticos: pueden ser de gran ayuda para ilustrar y hacer más atractiva la enseñanza de la religión. Se pueden utilizar imágenes, vídeos, lecturas, entre otros, y dada la edad de los alumnos, artículos de periódico y artículos de revistas de actualidad pueden ayudar a profundizar en los temas propuestos.
  • Promover la reflexión y el diálogo: es importante fomentar la reflexión crítica y el diálogo respetuoso entre los estudiantes, ya que esto les permitirá comprender mejor los conceptos y valores que se presentan. Practicar lo que se aprende siempre produce mejores resultados.
  • Establecer un ambiente de confianza y respeto: es fundamental crear un ambiente de confianza y respeto, donde los estudiantes se sientan cómodos para participar y expresar sus ideas y opiniones. De lo contrario se pueden perder aportaciones valiosas.

Ejemplo para poder generar situaciones de aprendizaje

Para poder aplicar los principios que hemos propuesto más arriba, vamos a partir de un ejemplo concreto. Un profesor podría plantear a los estudiantes la tarea de investigar y reflexionar sobre el papel de la religión en la sociedad actual. Parece algo sencillo, pero puede ser muy enriquecedor. Partiríamos de estos elementos curriculares:

  • Competencia específica: 2. Reconocer y desplegar el carácter relacional del ser humano, como fundamento de los deberes y libertades, desarrollando actitudes cívicas y democráticas, contrastando el Evangelio con otros humanismos e ideologías contemporáneas, para aprender a vivir con otros y contribuir a la construcción de una sociedad inclusiva.
  • Descriptores del perfil de salida: Esta competencia específica se conecta con los siguientes descriptores del Perfil de salida: CCL2, CCL5, CP3, STEM5, CD3, CPSAA2, CPSAA3.2, CC1, CC2, CC4, CE1.
  • Criterio de evaluación: 2.2. Distinguir los principios fundamentales del mensaje social cristiano, contrastándolos con otros humanismos e ideologías contemporáneas, aplicándolos a diferentes situaciones sociales.
  • Saberes básicos:
    • A. La vida como vocación personal y profesional en diálogo con el humanismo cristiano.
      • La experiencia del encuentro con Dios a lo largo de la historia como fuente de desarrollo pleno de lo humano.
      • Habilidades y destrezas para descubrir, analizar y valorar críticamente las diferentes pertenencias como medio de enriquecimiento personal.
      • La concepción del ser humano en otras cosmovisiones filosóficas y religiosas, en diálogo con la teología cristiana de las religiones.
      • Aportaciones de la experiencia religiosa cristiana para una vida con sentido en diálogo con otros paradigmas.
    • B. Diálogo fe-razón y fe-cultura.
      • Fenomenología de la experiencia religiosa: elementos propios y diferencias del cristianismo con otras tradiciones filosóficas y religiosas
      • Las manifestaciones sociales y culturales como expresión de los valores y creencias de la identidad de los pueblos
      • Diálogo fe-razón en la historia de la ciencia, la filosofía y la teología.
    • C. Insertarse críticamente en la sociedad.
      • Estrategias para el análisis de los principales problemas sociales, políticos, económicos y ecológicos del mundo actual, a la luz de la doctrina social de la Iglesia y de otros humanismos
      • Actitudes de diálogo y colaboración con otras religiones y culturas que posibiliten una convivencia pacífica y tolerante entre las distintas tradiciones.
      • Principales desafíos de la humanidad y sus implicaciones éticas: valor de la vida, justicia, ecología, transhumanismo e inteligencia artificial, etc.

Como vemos, hay muchas posibilidades de enfoque de diversas situaciones de aprendizaje que nos permiten comprender los contenidos curriculares y que pueden tener una transferencia a la vida. A través de productos finales atractivos.

Para llevar a cabo esta tarea, los estudiantes podrían utilizar diversas fuentes de información, como entrevistas con personas de diferentes creencias y orígenes culturales, artículos de revistas y periódicos, y materiales en línea, y tendrían que aplicar sus conocimientos previos sobre la religión y la sociedad para analizar y comprender la información que recopilaran.

A medida que los estudiantes trabajan en esta tarea, el profesor podría proporcionar orientación y apoyo, haciendo preguntas y brindando feedback para ayudarles a profundizar en el tema y a desarrollar habilidades de investigación y análisis crítico. Al final de la tarea, los estudiantes podrían presentar sus reflexiones a sus compañeros y discutir sus hallazgos y conclusiones en una clase.

Ejemplos de productos finales para esta situación de aprendizaje

Aunque hay muchas formas de enfocar este asunto, podríamos concretar en estos productos de aprendizaje, algunos pueden resultar más teóricos y otros muy prácticos. Dependiendo del grupo clase, se puede optar por unos u otros. Proponemos estos ejemplos:

  1. Un ensayo en el que se analice cómo el Evangelio promueve el respeto y la inclusión de todas las personas, y cómo esto se puede aplicar en la práctica cotidiana para fomentar una sociedad más justa e igualitaria.
  2. Un debate en el que se discutan diferentes ideologías y humanismos contemporáneos y se compare su impacto en la sociedad y en las relaciones humanas con el mensaje del Evangelio.
  3. Una presentación en la que se expliquen los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y se analicen ejemplos de cómo estos principios pueden aplicarse en la vida cotidiana para fomentar la justicia social y la solidaridad.
  4. Un proyecto en el que se desarrollen estrategias concretas para promover la inclusión y la tolerancia en el entorno local o en la comunidad, basándose en los valores del Evangelio. Este podría llevarse a cabo mediante la metodología de aprendizaje servicio.
  5. Una reflexión escrita en la que se analice cómo la fe cristiana puede influir en la forma en que se relacionan las personas con los demás y se contribuye a la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Esta situación de aprendizaje LOMLOE puede fomentar el aprendizaje independiente y la resolución de problemas, ya que los estudiantes tienen que buscar y procesar información por sí mismos y aplicar sus conocimientos para analizar y comprender la materia y, dependiendo del producto final que se lleve a cabo, puede ayudar a transferir a la vida lo aprendido en clase. Además, al trabajar en equipo y presentar sus hallazgos a sus compañeros, también se fomenta el desarrollo de habilidades de comunicación y colaboración.

Esperamos que esta pequeña guía pueda ser útil para trabajar con los alumnos de Bachillerato.

Jesús M. Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica

Si quieres conocer más de nuestro proyecto de Religión, pincha en la imagen: