“Cuidad”: Propósitos de año nuevo de los profesores de Religión Católica

Cuidad“Cuidad” es un mandato, un consejo que nos impele a poner interés y atención a algo o a alguien. Así queremos hacerte reflexionar sobre los “propósitos”. Termina un año y comienza otro. Cada comienzo siempre es oportunidad de mejorar y cambiar. En esta entrada te ofrecemos una lista de “propósitos de año nuevo” para mejorar nuestro ser profesores de Religión.

En cierta ocasión el Papa Francisco pidió diez propósitos interesantes a los trabajadores del Vaticano. Nosotros los hemos tomado y adaptado para los profesores de Religión Católica:

1. «Cuidad vuestra vida espiritual, vuestra relación con Dios, porque es la columna vertebral de todo lo que hacemos y todo lo que somos.» No podemos hablar de Jesús con cierta credibilidad si lo hacemos solamente con las palabras, nuestros gestos, nuestras emociones brotan de esa llama viva que llevamos dentro.

2. «Cuidad vuestra vida familiar, dando a vuestros hijos y seres queridos no sólo dinero, sino sobre todo tu tiempo, atención y amor.» Una vida realizada es un gran testimonio. Los profesores de Religión no enseñamos solo contenidos, sino que somos lo que transmitimos.

3. «Cuidad vuestras relaciones con los demás, transformando vuestra fe en vida y vuestras palabras en buenas obras, sobre todo a favor de los más necesitados.» Aunque haya dificultades en nuestros centros de trabajo, nuestro estilo de relaciones siempre ha de ser ejemplo y modelo.

4. «Tened cuidado de lo que habláis, purificad la lengua de palabras ofensivas, vulgaridad y decadencia mundana.» Nuestras palabras construyen o destruyen, debemos ser conscientes de cómo hablamos, sobre todo de nuestros alumnos.

5. «Sanad las heridas del corazón con el aceite del perdón, perdonad a quienes os han herido y medicad a las heridas que hubiésemos causado a otros.» Uno de los signos más claros de que nuestra materia no es solamente un contenido, es ser capaces de vivir el perdón en el día a día.

6. «Cuidad vuestro trabajo, haciéndolo con entusiasmo, humildad, competencia, pasión y con un espíritu que sabe cómo dar gracias al Señor.» Agradecidos por que tenemos el mejor trabajo del mundo: formar personas.

7. «Tened cuidado con la envidia, la lujuria, el odio y los sentimientos negativos, que devoran nuestra paz interior y nos transforman en personas destruidas y destructivas». Nuestro peor enemigo son nuestros pensamientos y también nuestro mayor aliado, cambiando nuestra forma de pensar, llegaremos a ser lo que deseamos ser.

8. «Cuidado con la ira, que puede conducir a la venganza; con la pereza, que conduce a la eutanasia existencial; con señalar con el dedo a los demás, lo que conduce a la soberbia; y con quejarse continuamente, lo que conduce a la desesperación”. Estas situaciones deben estar fuera de nuestro modo de relación si queremos translucir a nuestros alumnos que otra forma de vivir es posible.

9. «Cuidad a los hermanos y hermanas que son más débiles… los ancianos, los enfermos, los hambrientos, los sin techo y los extranjeros, porque seremos juzgados en esto.» Añadimos: los alumnos con dificultades de aprendizaje, con problemas de relación, los disruptivos, los más alejados… ellos son los favoritos de Dios.

10. «Aseguraos de que vuestra Navidad se trate de Jesús, y no de ir de compras.» Fácil y sencillo: la felicidad no se compra.

Jesús M. Gallardo Nieto
Profesor de Religión Católica
Esta entrada se ha adaptado de: Famvin.org