¿Quieres celebrar la muerte? Halloween y Holywins, una propuesta

Muerte

La muerte parece que es la protagonista del final del mes de octubre y principios de noviembre en nuestra cultura occidental. Por desgracia no escapa al ansia de negocio y la muerte se disfraza con calabazas y rostros de seres horrendos de manera que se queda en la superficie y se pierde una oportunidad única para poder hablar con los alumnos de este tema, que por desgracia corre el riesgo de banalizarse.

Partiendo del currículum y centrados en 3º de ESO, uno de los target comerciales de esta «fiesta», los adolescentes, vamos a ahondar en cómo podemos aprovechar estas circunstancias para hablar con nuestros alumnos de las experiencias límite que ponen a prueba la fe como el dolor y la muerte.

La muerte en el currículum de Religión

Más allá de las referencias a la muerte de Jesús y sus circunstancias, en el currículum se trata la muerte como una experiencia límite en el bloque de contenidos sobre el sentido religioso del ser humano en el curso de 3º de ESO:

  • Contenidos
    • La búsqueda de sentido en la experiencia de la enfermedad, la muerte, el dolor, etc.
  • Criterios de evaluación
    • 2. Comparar razonadamente distintas respuestas frente a la finitud del ser humano.
  • Estándares de aprendizaje
    • 2.1 Analiza y valora la experiencia personal frente a hechos bellos y dolorosos.
    • 2.2 Selecciona escenas de películas o documentales que muestran la búsqueda de sentido.

Proponemos a continuación una propuesta para trabajar estos contenidos en un par de sesiones con alumnos de 3º de ESO. Seguiremos el esquema catequético clásico:

  • Ver: Partir de una experiencia humana analizada en profundidad;
  • Juzgar: A la luz de la Palabra y el Magisterio nos acercamos a un modo de compresión creyente de esa experiencia;
  • Actuar: Hacemos una serie de propuestas para poner en marcha lo que hemos descubierto en esta secuencia de aprendizaje.

 

Ver: Experiencias de muerte

Snoopy y su optimismo vital

Proponemos partir de una rutina de pensamiento para comprender qué opinan los alumnos sobre la muerte. Para ello vamos a usar una muy básica, «Veo (describo lo que aparece con objetividad), Pienso (interpreto lo que sucede y el sentido de lo que veo); Me pregunto (¿qué preguntas te suscita esta imagen?).

Muerte
Tomado del tweet de Alma Marina

Ahora te invitamos a hacer la rutina de pensamiento «Veo, Pienso, Me pregunto» y compartirla en clase:

Muerte
Creación propia de Jesús M. Gallardo

El profesor debe estar atento a lo que los alumnos piensan acerca de la muerte y qué deseos suscita el contemplar esta imagen. Los interrogantes deben ser motivo de diálogo.

Halloween y el negocio de la muerte

Según Wikipedia:

La palabra «Halloween» [/ˌhæl.əʊˈiːn/] se define tradicionalmente como una forma acortada en lengua escocesa de la expresión inglesa Allhallow-even usada como tal por primera vez en el siglo XVI. Bajo la forma de «Hallow-e’en» se encuentra atestiguada desde 1745.6​ All Hallows’ Even, o también All Hallows’ Eve, era el antiguo nombre en inglés de la «víspera de todos los Santos», esto es, la víspera de la fiesta cristiana del 1 de noviembre.

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Con lo que el nombre mismo de esta fiesta que celebra el recuerdo de los muertos desde tiempos de los Celtas, hace referencia al día siguiente, el día de todos los santos que es la verdadera fiesta. Hay una tradición cristiana en la que se dice que «las fiestas grandes se conocen por su víspera». Esa es la clave del «All Hallows’ Eve». Una preparación a la celebración de la fiesta de todos los santos.

El negocio de la muerte y los sustos, ha desplazado el origen de esta fiesta tanto en la tradición pagana del Shamaín Celta como en la cristiana de celebrar la vida. Hay muchas noticias que destacan que es una fiesta que mueve mucho dinero e incluso asociaciones que defienden los derechos cde los consumidores como la OCU, hacen ver que en el caso de España es una «fiesta prefafricada» que aprovecha el tirón anglosajón para introducir un tirón económico y da algunos consejos para no caer en el consumismo:

No caigas en el consumismo excesivo que acompaña todas estas fiestas «prefabricadas»: no necesitas comprar platos, servilletas o guirnaldas temáticas, que no son baratas y no podrás reutilizar. Escoge productos naturales, auténticas calabazas de la frutería, hojas caídas de los árboles, piñas…o mejor aún, pide a los más pequeños que hagan ellos mismos sus dibujos y decoren la casa.

https://www.ocu.org/consumo-familia/viajes-vacaciones/consejos/halloween-sin-miedos#

Se ha perdido el sentido de la fiesta y la forma de recordar a nuestros difuntos, festividad que la Iglesia celebra el día después de la fisesta de Todos los Santos, el 2 de noviembre queda sepultada, valga el juego de palabras, bajo una montaña de dinero gastado en calabazas y disfraces de usar y tirar.

Reflexiona…

  • ¿Qué te parecen estos datos?
  • ¿Se celebra Halloween en tu entorno?
  • ¿Hay algún elemento que hable de lo religioso o de la experiencia cristiana de la muerte?
  • ¿Crees que el motivo económico es el más potente o hay otros?
  • ¿Hemos hecho de la muerte, los espíritus, el miedo… un negocio más?

 

Iluminar: ¿Cómo nos situamos los creyentes ante la muerte?

Las personas creyentes experimentan el límite de la muerte como las demás. Pero para ellas la muerte no tiene la última palabra porque la apuesta es por la vida y Jesús, con su resurrección ha vencido a la muerte. Por eso no hay miedo, sí hay dolor, pero el sufrimiento (interpretación que hacemos del dolor), está cubierto de esperanza.

De alguna manera, las personas creyentes mantienen vivos a sus familiares difiuntos cuando los recordamos. Esta es la propuesta de la entrañable canción «Recuérdame» de la película de Disney-Pixar «Coco». Miguel ha comprendido que cuando olvidamos a nuestros difuntos es cuando mueren verdaderamente por eso se esfuerza en que su abuela Coco recuerde a su padre:

Para los creyentes la fe nos hace ver que la muerte no tiene la última palabra y que todos permanecemos vivos en el recuerdo constante de Dios Padre. Recordar, es volver a dar el corazón (re-cord-dare en latín), por eso habitamos en el corazón de Dios, donde nos reencontramos. Porque la muerte no tiene la última palabra.

De hecho, para los primeros cristianos amar es sinónimo de vida: «Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. Quien no ama permanece en la muerte» (1 Jn 3,14). Cuando amamos, también a los que no están, ahondamos en su vida.

El Papa Francisco en la encíclica Fratelli Tutti, también reflexiona sobre la muerte haciendo ver que cuando somos capaces de unirnos a los demás es cuando la vida alcanza su máxima expresión:

Aquí hay un secreto de la verdadera existencia humana, porque «la vida subsiste donde hay vínculo, comunión, fraternidad; y es una vida más fuerte que la muerte cuando se construye sobre relaciones verdaderas y lazos de fidelidad. Por el contrario, no hay vida cuando pretendemos pertenecer sólo a nosotros mismos y vivir como islas: en estas actitudes prevalece la muerte»

Fratelli Tuttí #87

El cantante católico Martín Valverde lo tiene claro… Si recordamos a nuestros familiares, «no se han ido del todo»:

 

Que la muerte forma parte de la vida, lo hemos ido aprendiendo. Enfrentarse a la muerte con esperanza o con dolor es algo que podemos aprender. El valor de la vida está por encima de todo.

Incluso personas no creyentes nos dan lecciones sobre cómo afrontar la muerte. Es el caso de Pau Donés, que el documental «Eso que tú me das», una entrevista que concede a Jordi Évole pocas semanas antes de morir, hace ver el valor de la vida, que es lo que merce la pena celebrar. Escucha lo que dice sobre la muerte en el trailer del documental:

Jordi Évole quedó muy tocado por este testimonio y elogio de la vida que fue la entrevista de Pau Donés. Al igual que decía la canción de Martín Valverde: «quien ha sabido vivir no le teme a la muerte». De alguna manera permanecerá en él para siempre porque siempre lo recordará:

 

Reflexiona…

  • ¿Qué te parece este punto de vista?
  • ¿Crees que hablamos poco de la muerte desde un punto de vista más profundo y menos comercial?
  • ¿Qué experiencia creyente tienes tú sobre la muerte?
  • En esta pandemia… ¿Has sido tocado o alguien cercano por la muerte? ¿Qué experiencia has compartido?

Actuar: Propuestas para una visión de Halloween

La pregunta es sencilla… ¿Qué podemos hacer para que la celebración de la muerte se asocie a valores trascendentes, a celebrar la vida con agradecimiento, a buscar recordar a los nuestros?

Hay diversas propuestas que han intentado «cristianizar» la fiesta de Halloween, incluso jungando con las palabras y proponiendo su sentido original celebrando la fiesta de los santos con más fuerza, de ahí que juntando las palabras «Holy«, santidad, y «wins«, tercera persona del singular del presente indicativo del verbo ganar: gana; se ha llegado una alternativa cristiana: «Holywins», «La santidad gana».

Puedes leer sobre el tema, es algo que empezó en una diócesis de París en el año 2002 y que se ha extendido a más diócesis en el mundo. La propuesta es como la fiesta de Halloween: disfraces de Santos en lugar de muertos, fiesta y ambiente festivo, celebrar, orar…

Reflexiona

  • ¿Qué te parece esta propuesta?
  • ¿Recoge el sentido cristiano de la muerte y la celebración de la vida?
  • ¿Te parece adecuada a tu edad? ¿Por qué?

Te toca a ti: crea un producto final

  • Te invitamos a que crees un pequeño documental, un póster, un banner, una imagen para el «Insta» con su pie de foto, o incluso unos stories, en los que recojas el verdadero sentido creyente de la fiesta del último día del mes de octubre.
  • Recoge la información y las reflexiones que has ido haciendo a lo largo de esta secuencia de aprendizaje y lánzalo a las redes para ayudar a reflexionar a otras personas.
  • Piensa no solo en las personas creyentes que ya tienen claro qué es lo que se celebra ese día, sino sobre todo en aquellas personas que no saben el trasfondo religioso y la necesidad de recordar, cerca del comienzo del invierno a nuestros seres queridos difuntos.
  • ¿Te atreves?

Jesús M. Gallardo – Profesor de Religión Católica