#ReliEsTendencia – Alumnos en las aulas de Religión Católica… ¿Qué situación tienen?

En esta entrada vamos a acercarnos a la realidad de la Religión en las aulas. Tanto en Primaria como en Secundaria, la enseñanza de la Religión católica es de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para el alumnado.

Un panorama poco alentador

Según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, para el curso 2013-2014 el número de alumnos matriculados en la asignatura de Religión ascendía a 1.961.985 en el caso de Primaria y a 789.508 en Secundaria, lo que supone el 68,6 % y el 32,1 %, respectivamente, del total de alumnos de cada etapa.

Comparando estos datos con los de años anteriores, se confirma una tendencia a la baja en el número de matriculaciones en todas las etapas, pues en pocos años se ha pasado de un porcentaje global de casi un 70 % al 63,5 % en ese curso. Si comparamos con los datos que ofrece la Comisión Episcopal de Enseñanza para el curso 2018-2019, encontramos matriculados en Educación Primaria 1.536.145 alumnos, mientras que en Educación Secundaria 937.410 cursan Religión Católica. La tendencia a la baja se mantiene, aunque, a pesar de todo, más de la mitad de los alumnos de esas etapas educativas en España siguen cursando Religión.

En función de la titularidad del centro en el que estudian, la distribución de estos alumnos sería como muestra la gráfica:

alumnos

La situación de esta asignatura varía mucho en función de la titularidad de los centros y de la etapa de la que se trate. En los centros privados la proporción de alumnos matriculados en Religión es mayoritaria, tanto en Primaria como en Secundaria, en especial si se trata de centros de inspiración católica, donde la Religión suele considerarse como una asignatura más. En estos centros son frecuentes las clases en las que se abordan no solo los «aspectos vivenciales» del área, sino también los directamente vinculados con la «teoría» propia de la asignatura.

alumnos

Por su parte, en los centros públicos la proporción de alumnos matriculados en Religión es mucho menor. La situación de la asignatura en algunos de estos centros es complicada (especialmente en Secundaria) por diversos motivos: pocas horas lectivas, carácter optativo y competencia con la alternativa a la Religión, secularización de la sociedad, etc. Hasta
tal punto es así que uno de cada cuatro docentes asume que el número de alumnos que tendrá en esta asignatura en los próximos cinco años será con toda seguridad menor que el de ahora.

alumnos

alumnos

 

Como consecuencia, es habitual un formato no convencional de clase en el que se recurre a estrategias didácticas dinámicas y muy motivadoras que ayuden al docente a «retener» a los alumnos en la asignatura.

Respecto a la distribución geográfica de estos alumnos, cabe resaltar sobre todo el juego de contrastes propiciado entre aquellas comunidades autónomas en las que hay un volumen de alumnos muy elevado, especialmente en el caso de la escuela pública, que ha optado por no matricularse en la asignatura de Religión (por ejemplo, Cataluña, Islas Baleares o País Vasco) y aquellas otras en las que una clara mayoría de alumnos sí lo ha hecho (por ejemplo, Andalucía, Extremadura, Canarias o Castilla-La Mancha).

En el caso de la escuela religiosa, a excepción de Cataluña y País Vasco, la situación es bastante más homogénea, por lo que lo habitual es cursar la asignatura casi con independencia del lugar geográfico en el que se estudie.

alumnos

 

Ante esta situación…, ¿qué podemos hacer?

La opción lógica es seguir ofreciendo lo mejor a nuestros alumnos y hacerles partícipes de esta situación. A veces no eligen nuestra asignatura por desconocimiento, porque no saben qué hacemos o por otras causas, pero debemos ser los primeros en dar a conocer los valores de nuestra asignatura.

Proponemos la acción #YoVoyAReli para que seamos conscientes de que #ReliEsTendencia y para que podamos darnos a conocer. Algunas ideas para realizar con los alumnos podrían ser:

  • Crear vídeos breves para redes sociales en los que cada alumno cuente brevemente por qué #YoVoyAReli
  • En Twitter dejar mensajes inspiradores sobre lo que aprenden en la asignatura de Religión Católica con el hashtag #YoVoyAReli
  • Elaborar carteles con contrapublicidad que hablen del valor añadido que tiene la asignatura. Si no sabes qué es eso de «contrapublicidad», en esta entrada te lo explicamos.
  • Entrevistar a algún profesor de Religión para que cuente su experiencia enseñando esta materia.
  • Para que los alumnos tomen conciencia de la naturaleza de esta materia, invitamos a hacer un «compara y contrasta» con otra materia que les parezca muy útil y así descubrir lo que aporta la Religión Católica.
  • ¿Qué otras iniciativas se te ocurren? ¿Cómo podemos hacer que sea realidad eso de que #ReliEsTendencia?

Jesús M. Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica