Resumen I sesión hacia un nuevo currículo de Religión Católica

currículoEl pasado martes 23 de febrero daba comienzo la primera sesión del foro para la renovación del currículo de Religión Católica. Es un momento de Gracia, y una forma de entender este momento como oportunidad para ese espíritu de «aggiornamento» que ha acompañado siempre a la Iglesia para ser fiel a Dios y a los tiempos. Te dejamos en esta entrada algunas ideas fundamentales de cada intervención.

Ya sabes que puedes descargar los materiales y participar de modo activo en la página web que la Conferencia Episcopal ha habilitado para facilitar la participación de todos aquellos que estén interesados, visítala aquí. Los profesores de Religión Católica no podemos quedarnos al margen, es bueno que aportemos nuestra experiencia y que hagamos ver cuáles son las necesidades reales y destacar aquellos contenidos que consideramos esenciales para el currículo de nuestra asignatura.

Primera ponencia, un marco amplio para el currículo

Tras los saludos iniciales y las oportunas presentaciones, abrió la sesión S.E.R Cardenal Angelo Bagnasco, arzobispo emérito de Génova yPresidente del Consejo de Conferencias Episcopales de Europa. La ponencia giró en torno a la apuesta educativa que ha hecho siempre la Iglesia ya que evangelizar y educar van de la mano. En clave salesiana esto lo entendemos de manera absoluta porque la acción pastoral consiste en «Educar evangelizando y evangelizar educando».

No obstante, el punto de partida del Cardenal Bagnasco, no fue otro que la persona del Educador. De alguna manera podemos tener un buen programa formativo, un buen currículo, incluso ciertas facilidades o dificultades para poder impartir la materia, pero al final quién se pone delante de los alumnos es el educador y por eso nos lanzaba una gran pregunta: «¿Quién soy yo?». Los que estamos en las aulas sabemos de sobra que la impostura no vale cuando presentamos nuestra asignatura. Los alumnos son capaces de detectar la incoherencia a kilómetros. Por eso este punto de partida es tan importante.

El Cardenal Bagnasco nos dio una serie de claves mediante las que se rige el mundo actual y subrayó el importante papel que tiene la enseñanza religiosa en nuestros días frente a todos los desafíos a los que se enfrenta. Nos invitó más que a verlo como amenaza, a sentirlo como kairòs, como momento oportuno para sacar lo mejor de nosotros. No podemos dejar que el cristianismo desaparezca de Europa. Es nuestro reto.

 

Segunda ponencia, el currículo en el marco eclesial de la Educación

Acotando un poco más al interior de la Iglesia, Javier Carballo Fernández, OP, Presidente de la Facultad de Teología de San Esteban (Salamanca), nos ofreció cuatro coordenadas interesantes para poder comprender la oportunidad que supone repensar hoy en día el currículo de la ERE dentro de la Iglesia:

  • Primera coordenada: La educación como respuesta conjunta a los grandes desafíos de la humanidad
    • La educación no se aísla de lo que sucede a toda la humanidad, es más, la educación es el camino para responder a estos interrogantes y el currículo debe responder a esta necesidad.
  • Segunda coordenada: La educación como camino para la dignificación de lo humano
    • Aquí, Don Javier nos hizo caer en la cuenta de la brecha educacional que lleva denunciando el Papa Francisco desde hace varios años. La educación puede contribuir a la dignificación del ser humano y debe hacerlo.
  • 3º coordenada: La educación como solidaridad intergeneracional
    • Somos herederos de una cultura que debemos transmitir a los niños, adolescentes y jóvenes que habitan nuestras aulas.
  • 4º coordenada: La educación como un acto de esperanza
    • Más allá de la preparación para un puesto laboral, la educación es siempre promesa de mejora, de crecimiento.

También nos ofreció tres ejes que deben acompañar a todo acto educativo y que deben ser reflejados en el currículo:

  • Primer eje: Educación integral
  • Segundo eje: Educación referida a la búsqueda de la verdad y el diálogo
  • Tercer eje: La educación como apertura a la dimensión espiritual y a los valores religiosos

Don Javier terminó con una de esas frases que te hacen pensar:

En definitiva, la enseñanza de la religión es, sobre todo, una oportunidad para la formación integral. Porque la educación no está hecha para el currículo, sino el currículo para la educación.

Tercera intervención, en el marco internacional de la educación

Javier Valle López, Director del Grupo de investigación sobre Políticas Educativas Supranacionales de la Universidad Autónoma de Madrid, se hacía tres preguntas que nos invitó a desarrollar con él:

  • La primera, si realmente hay un marco internacional con respecto al currículo de la ERE que seguir o no lo hay.
  • En segundo lugar, cómo se puede definir ese marco. Porque si lo hay, habría que tenerlo en cuenta para insertar todo el currículo de la LOMLOE y particularmente con respecto a la Religión.
  • En tercer lugar, qué puede aportar la enseñanza de la Religión a ese nuevo marco, o cómo podríamos afrontar la enseñanza de la Religión desde la perspectiva de ese nuevo marco.

Don Javier expuso magistralmente cómo hay un marco supranacional y también cómo entiende él el papel de la Religión en la enseñanza religiosa, enseñar a ser y en relación con las competencias clave. Para él, la Religión tiene un papel fundamental en dos aspectos:

  • Hay una manera de estar presente en la educación que tiene que ver con la historia de las religiones que puede aportar mucho a todos creyentes y no creyentes y sea creyente de la región que sea.
  • Y por otro lado una enseñanza de una religión concreta de una fe concreta que nos permite ubicarnos en un mapa de valores nos permite entendernos y nos permite ver cómo desde ahí entendemos también el mundo.

 

Cuarta intervención, en el marco curricular de la LOMLOE

No podía faltar una visión de cómo se articula la ERE y su currículo, en el marco de la LOMLOE. Fue magistralmente expuesta a cargo del Secretario de Estado de Educación, Don Alejandro Tiana Ferrer. Desde el comienzo de la intervención dejó claro que la ley expresa con toda claridad y con toda rotundidad, el respeto a a los acuerdos con la Santa Sede, que tienen implicaciones, así como que ahora mismo estamos en un proceso de diálogo, que es buena noticia para todos porque hay voluntad de acuerdo.

También señaló el papel que tendrán las Comunidades Autónomas en la definición del currículo. Además hay en todos los ámbitos una voluntad clara de promover las competencias en todos los alumnos, para poder proporcionar una educación integral que valore la diversidad. Este puede ser el punto de convergencia en la que podemos alcanzar más acuerdos.

 

Estaremos atentos y os invitamos a participar en los foros para que podamos llevar a buen término este momento oportuno de renovación y de búsqueda de un currículo adecuado para el siglo XXI en la Enseñanza Religiosa Escolar.

Puedes volver a ver las intervenciones completas aquí:

 

Resumen realizado por Jesús M. Gallardo con las aportaciones de Pilar López