#EducandoDesdeCasa – Pastoral – Pastoral en Zapatillas 11 – Abundancia

Abundancia

Abundancia. Menuda palabra. Y además en este tiempo en el que parece que lo que hay es más carencia que abundancia, tiene un eco más fuerte.

La abundancia nos habla de todo lo contrario de la escasez. Abundancia es lo que determina la naturaleza y cuando hay abundancia, hay generosidad.

Observar detenidamente la abundancia de la naturaleza, cómo se da generosamente, observar un río fluir, dando vida a su paso, estimula nuestra propia generosidad.

Ser generosos es una actitud que brota de un corazón que es abundante, que practica la abundancia de amar y darse. Y… como en la naturaleza, cosa curiosa que tiene la abundancia es que cuanto más te das, más lleno te sientes. Lo estamos viendo en tantas personas que se entregan sin fatiga a los demás, que sacan de su propia abundancia, una guardia más, un rato de limpieza más, unas horas más reponiendo para que no nos falte de nada a los que nos quedamos en casa… Merece la pena un ratito de oración para ahondar en la abundancia.

Cuida el momento

  • Duración: entre 10 y 20 minutos, buscadlos a lo largo del día cuando mejor os venga. Os sugerimos hacerlo después de los aplausos a las 20:00 y antes de la cena. Es un buen momento para recoger el sentir del día.
  • Se trata de un tiempo de tranquilidad antes de la comida o de la cena, al final del día, durante el fin de semana…, cada familia según su rutina.
  • La televisión y los móviles están apagados. Se desconecta de todo lo demás y se centran el corazón y la mente en la familia. Dios se hace presente en medio del grupo.
  • El amor se intensifica en el ambiente. Hay paz, silencio, cariño, ganas de estar y celebrar lo que se es y lo que se tiene con los de casa.

 

Cuida el ambiente

  • Poner una música suave de fondo puede ayudar, pero no es necesario. En Internet se puede encontrar música apropiada. Para hoy este enlace os puede ayudar: https://www.youtube.com/watch?v=NJuePWgKrWs&t=612s
  • La luz no debe molestar; una luz poco intensa ayuda a interiorizar y a comunicar.
  • Los objetos que se proponen: la Biblia, lápices de colores y hojas de papel en blanco, tal vez una vela con el nombre de cada participante y una tela a modo de mantel, flores si se dispone de ellas, etc.
  • Que se note que es «nuestro momento de familia».
  • El modo. Sentados cómodamente, unos frente a otros.

 

Empezamos…

  1. Un miembro de la familia lee despacio el apartado “Miramos a nuestro alrededor” para que todos lo entiendan.
  2. Actividad. El objetivo es ponerse en marcha, romper el hielo para preparar el siguiente punto. Todos harán la actividad, sin excepción. Todos se pondrán al mismo nivel para facilitar la comunicación posterior. La actividad suele ser de mímica o un juego. Padres, hijos y abuelos interactúan para acercarse como personas.
  3. El apartado Comunicación de experiencias invita a poner en común las vivencias personales o de familia. Es un tiempo para la comunicación en relación con el tema que se trata, es un momento para contar cosas a la familia, para manifestar sentimientos, comentar dudas y hacer preguntas sobre el tema.

 

Ficha 10: El orden del universo nos invita a ser más ordenados

abundancia Abundancia