¿Por qué hacen falta las misiones?

MisionesDurante el mes de octubre, la Iglesia pone su mirada en las misiones. El acercamiento que se hace es desde dos vertientes igual de importantes: oración y apoyo económico. Proponemos aquí una clase para que los profesores de Religión Católica puedan reflexionar con los alumnos acerca de la realidad de la pobreza en el mundo y la respuesta de la Iglesia a esta situación. Se propone el desarrollo según el esquema catequético clásico: ver, juzgar y actuar.

Ver: Dinámica de porcentajes

Preparación previa

  • Se necesita una bolsa de “chuches” u otros alimentos más saludables pero que gusten a los alumnos.
  • Se preparan 10 papeles pequeños doblados. En 8 de ellos se escribe “POBRE”. En 3 de ellos se escribe “RICO”.
  • Un cartel que ponga: “Banco de alimentos”.

Desarrollo

Se pide de entre la clase 10 voluntarios. El profesor les indica que cojan un papel y lo desdoblen, y que se sitúen a su derecha (los ricos) y a su izquierda (los pobres). Como en la vida, nosotros no elegimos en qué familia nacemos, y cuando nacemos en una familia, puede ser que las posibilidades de salir de la situación inicial sean muchas o pocas .

Una vez se han situado los alumnos, el profesor comienza a repartir “equitativamente” la “comida” (chuches). Equitativamente lo hemos puesto entre comillas porque en realidad lo que hace es repartir el 20 % de la riqueza (más o menos) al 80 % de la población; es decir, da más parte a los 2 alumnos que tienen el cartel “RICO”.

Se aconseja darle teatralidad y poner una norma solamente: el banquete puede empezar cuando se acabe el reparto. Cada vez que se le da algo a los ricos, se hace con reverencias y alabanzas. A los pobres se les entrega cosas que quizá los ricos no quieran.

Cuando se acaba el reparto, se invita a los alumnos a comer. El profesor debe estar muy atento a lo que suceda entonces. Esto es lo que justifica que existan las misiones.

Situaciones que se pueden dar:

  • Los ricos tienen amigos entre los pobres y les dan algo extra.
  • Los pobres se abalanzan a por la comida y hay peleas por coger algo. Alguien se queda sin nada.
  • Los ricos se jactan de serlo y provocan que los pobres intenten quitarles algo.
  • Los ricos se comen todo.
  • ¿Puede haber solidaridad? Es posible; si se da, también hay que sacarle punta…
  • Se dice a los ricos que lo que no se coman se va a tirar para ver su reacción.

 

Juzgar a la luz de la Palabra

Estas situaciones que podrían darse, dado el porcentaje de pobreza que hay en muchas regiones del mundo, en muchos lugares donde están las misiones, no son nuevas. Las primeras comunidades cristianas no entendieron bien del todo el sentido de la Eucaristía y la mesa compartida. Parece ser que algunos tenían comportamientos poco apropiados y san Pablo tuvo que escribirles esto:

 

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA A LOS CORINTIOS SEGÚN SAN PABLO (1Cor 11, 17-22)

Queridos Hermanos: hay algo que no alabo: que vuestras reuniones traen más perjuicio que beneficio. En primer lugar, he oído que cuando os reunís en asamblea, hay divisiones entre vosotros, y en parte lo creo; porque es inevitable que haya divisiones entre vosotros, para que se muestre quiénes de vosotros son auténticos. Y así resulta que, cuando os reunís, no coméis la cena del Señor. Pues unos se adelantan a consumir su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se emborracha. ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿Menospreciáis la asamblea de Dios y avergonzáis a los que nada poseen? ¿Qué puedo deciros?, ¿voy a alabaros? En esto no os alabo. Palabra de Dios

 

Reflexión:

  • ¿Por qué somos así? ¿Qué nos impulsa a acumular mientras otros no tienen nada?
  • ¿Te parece que esto suele pasar en más lugares del mundo? ¿Por qué?
  • ¿Qué nos pide san Pablo? ¿Qué debemos hacer como personas que quieren comprometerse?

 

Se puede dar la palabra a los compañeros que han actuado en la dinámica:

  • ¿Cómo te has sentido estando en el lado de los ricos/pobres?
  • ¿Qué te ha molestado más?
  • Imaginad, que no son “chuches”, imaginad que es la vida y que pasa con todo: oportunidades, casas, coches, trabajos…
  • La única manera de igualar en dignidad es ayudando a conseguir trabajo. Por eso existen las misiones.

 

Actuar a la luz de la Palabra para mejorar lo que hemos visto.

Llega el momento de actuar. Se trata ahora de llevar a cabo varias iniciativas. Se puede preguntar a los alumnos, y si no, el profesor puede proponer:

  • “¿Os atrevéis a hacer un vídeo o un podcast a modo de cuña publicitaria que invite a participar en el DOMUND?”
  • “¿Qué se os ocurre para obtener dinero que nos permita cambiar esos porcentajes dañinos que hemos visto al comienzo de la clase?”

Jesús M. Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica