Tu paso (oración de Adviento)

Tu pasoLa primera parte del Adviento nos habla de la última venida de Jesús, el fin de los tiempos. En el fondo, nuestra vida debe ser un Adviento constante: estar preparados para recibir a Jesús en cualquier momento, porque no sabemos ni el día ni la hora.

 

 

Tu paso

A veces es el cuerpo,
siempre alerta
mientras duerme el alma,
el que recibe primero
tu llegada impredecible
en medio de la noche.
Has entrado sin ruido
en mi casa cerrada,
has distendido mis nudos
y has abierto el último balcón
de mis pulmones a la brisa.
Tu levedad de aurora
se ha encarnado por sorpresa.
Entonces mi espíritu despierta
y se da cuenta de que has llegado.
Me dejaste tu presencia en tu paso
encaminando tu visita
por mis huesos y memorias,
y ya te has ido en silencio
dejando mi ventana abierta
a todo el sol de la mañana.

Benjamín G. Buelta, sj