Los jóvenes y la Iglesia con Rutinas de Pensamiento

Jóvenes SemáforoLa dimensión social de la fe, la sociología de la religión, y la respuesta de los jóvenes a la fe es un contenido interesante que trabajar con los alumnos de Religión Católica. A veces es complicado porque se ciñen solamente a su experiencia cercana y puede contener muchos sesgos. Os ofrecemos un material sencillo para trabajar con ellos de forma dinámica esta realidad y sobre todo para hacerles pensar sobre este tema.

 

Pautas para hacer “El Semáforo”

Repartimos los Post-it a cada alumno, debe tener de partida unos 3 de cada color (rojo, amarillo y verde) en total 9, cada alumno. Después, se les pide que pongan el nombre en cada Post-it para saber quién hace cada afirmación. A continuación, se explica la dinámica:

  1. Se proyecta una serie de afirmaciones sobre los jóvenes, algunas son verdaderas otras pueden ser dudosas y otras falsas (es el documento la Iglesia y los jóvenes que se adjunta a esta entrada, el que no tiene las respuestas).
  2. El profesor va leyendo en voz alta cada afirmación. Los alumnos no deben hablar, sino pensar y escribir en el color correspondiente lo que ellos creen que es. Es decir, si la afirmación 1 la considero verdadera, escribiré en un post-it verde el número 1 (junto con mi nombre).
  3. Deben pensar, para el diálogo posterior, una razón por la que la han puesto por si se les pregunta.
  4. Se leen y se escriben las 9 afirmaciones.
  5. Puede ser que algún alumno requiera post-it de otro color, se les da cualquiera que necesiten.

Una vez que se han escrito los post-it, se proyecta esta imagen en la PDI o en el lugar correspondiente (también se puede llevar una cartulina grande en la que pegar los post-it).

El semáforo

 

Se pide a los alumnos que escriban sus respuestas en una hoja. Que pongan el número de la afirmación al lado para que recuerden lo que ha puesto, aunque esté puesto en los Post-it. Posteriormente Se pide a los alumnos que salgan a colocar sus post-it en las diferentes preguntas y colores así se percibe muy bien las respuestas… Lo mejor es que vayan saliendo por filas, según están sentados. Así se van viendo las diferentes apreciaciones para cada respuesta.

Comienza ahora un debate:

  • El profesor va cogiendo cada una de las afirmaciones, seguramente no dé tiempo a todo, pero no pasa nada, se puede empezar por orden y coger después algunas que sean llamativas porque tengan pocas personas en la decisión tomada.
  • Se repite la afirmación y se pide a alguien de los que ha puesto verdadero o falso, que dé razones de por qué lo ha hecho.
  • Después de escuchar se da opción a los alumnos a coger su post-it y si quieren porque los argumentos les han convencido, lo cambien de sitio.
  • Una vez que todo el mundo está a gusto con lo que ha elegido, el profesor lee la respuesta (documento de los jóvenes y la fe con respuestas) a los alumnos y se ve cuál era la respuesta correcta.
  • Se repite este proceso hasta el final.

 

Si sobra tiempo, se pueden recoger los Post-it (se le pide a los alumnos que lo hagan) en un folio de cada color y pegados en una cartulina para hacer visible el aprendizaje y poder hacer referencia durante el desarrollo de las clases.

Se puede terminar con otra rutina de pensamiento: Antes pensaba… ahora pienso, para que se hagan conscientes de cómo ha cambiado su percepción sobre los jóvenes y la fe después de llevar a cabo esta actividad.

 

Aquí os dejamos los materiales necesarios.

El semáforo – Material profesor

El semáforo – Material alumnos

Jesús Manuel Gallardo Nieto

Profesor de Religión Católica