Formación TIC y TAC en Religión Católica

El profesTACor de Religión Católica del siglo XXI debe ser un buen conocedor del “universo TIC”, o más bien en el TAC, aunque tampoco estaría mal que fuera conocedor de las TEP… ¿No te suenan estas siglas? Vamos a echar un vistazo a estas tendencias que en el fondo nos ayudan a educar a los alumnos en la competencia digital. También conoceremos en este artículo una serie de conceptos básicos para comprender mejor cómo utilizar todo este universo digital en nuestra clase de Religión.

El lenguaje crea realidad: mucho más que unas siglas

En los años 90 del siglo pasado y propiamente hasta casi nuestros días hemos llamado a las herramientas tecnológicas “nuevas tecnologías”. El apelativo de “nuevas” es cierto que comporta un componente interesante de renovación y de puesta al día y también de cierto asombro. Basta pensar en cuando aparecieron los primeros teléfonos móviles, cómo parecía casi magia poder hacer llamadas sin cable, seguramente todos los nacidos antes de los 90 hemos asistido boquiabiertos a este espectáculo…

Sin embargo, para nuestros alumnos ya se ha quedado obsoleto el término “nuevas tecnologías” porque ellos están acostumbrados a la tecnología, y ha dejado de sorprenderles. Es un término que se ha ido sustituyendo por unas siglas: TIC, es decir, Tecnologías de la Información y de la Comunicación.

Pero seamos sinceros, como educadores no nos interesa toda la tecnología. Nos interesan aquellos aspectos interesantes que tienen que ver con el aprendizaje. Por eso desde hace un tiempo, han ido cogiendo más fuerza las TAC, las Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento. Porque información no es formación ni conlleva necesariamente el aprendizaje y porque el papel del profesor como mediador intergeneracional es fundamental a la hora de llegar a un conocimiento profundo. El mensaje de Jesús puede ser actualizado y hecho más comprensible y atractivo si somos maestros TAC.

Por último, algunos hablan también de las TEP, Tecnologías del Empoderamiento (del inglés empowerment) y la Participación, y ponen el acento en aquellas tecnologías que ayudan a expresar la propia opinión y ayudan y facilitan la participación ciudadana. En este apartado se encuentran todas las herramientas colaborativas, pero de modo especial las redes sociales. No podemos olvidar que las redes sociales, si se usan de un modo educativo y orientadas a hacer el bien, son un instrumento valioso para generar el cambio social. Como profesores de Religión Católica podemos “sembrar la red” de “semina verbi” que hagan más visible nuestra labor dentro del aula. Es un patio virtual donde están nuestros alumnos y, por lo tanto, también nosotros debemos estar.

Terminología básica para trabajar con herramientas TAC

Igual que cualquier lenguaje, el digital también tiene sus términos técnicos. Ofrecemos aquí una breve descripción de elementos que nos ayudarán en futuras entradas a ofrecer materiales, actividades y herramientas TIC para utilizar en nuestras clases de Religión Católica.

  • Actividad: las que hemos hecho toda la vida; las actividades pueden ser de suyo analógicas o tecnológicas, pero son sin duda el motor del aprendizaje. Ninguna herramienta TIC hace buena una mala actividad. Ejemplo: una entrevista.
  • Artefacto digital: producto final que queda grabado, expuesto, fotografiado, construido con “arte” por parte del alumno. Es la evidencia del aprendizaje. Ejemplo: podcast.
  • Herramienta TIC: herramienta que el alumno aprende para poder plasmar el aprendizaje llevado a cabo en la actividad y que da como resultado el artefacto digital. Ejemplo: PowerPoint.

Con estas tres sencillas siglas (TIC, TAC, TEP) y estos tres términos, iremos ofreciendo materiales para enseñar como nunca.

Jesús M. Gallardo Nieto
Profesor de Religión Católica