Comercio Justo y Comercio Responsable en Religión Católica

No todos los productos que consumimos se obtienen de manera justa. Hasta llegar a nuestras tiendas, se dan una serie de pasos que ponen de manifiesto que la Doctrina Social de la Iglesia aún sigue teniendo mucho que decir a nuestra sociedad. Proponemos un guion para el profesor de Religión Católica en el que pueda reflexionar con los alumnos sobre el comercio justo.

Para el profesor…

El cacao es de los productos que más intermediarios pueden tener y que se consigue en condiciones injustas. Se trata de hacer conscientes a los alumnos de todo esto y de trabajar con ellos algunas acciones sencillas que se pueden hacer en casa, en clase o en el colegio.

Y, sobre todo, se trata de derivar en la idea de que un consumo responsable es una de las cosas mejores que podemos hacer para ser equitativos.

Tenemos mucho más de lo que necesitamos, y precisamente tenemos justo lo que les hace falta a los demás. La dinámica se hará a través de vídeos; los que tengan alguna dificultad para proyectarlos pueden trabajar con los textos y las dinámicas solamente.

 

Momento primero: ¿Qué es el comercio justo?

  • Brainstorming: Se hace una lluvia de ideas en la pizarra sobre qué es lo que piensan que está relacionado con el comercio justo.
  • Definición: Tras comentar con los alumnos lo que ellos entienden, se puede leer una definición: “El comercio justo es una forma alternativa de comercio promovida por varias organizaciones no gubernamentales, por la Organización de las Naciones Unidas y por movimientos sociales y políticos (como el pacifismo y el ecologismo) que promueven una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores. Los principios que defiende el comercio justo son:
    • Los productores forman parte de cooperativas u organizaciones voluntarias y funcionan democráticamente.
    • Libres iniciativa y trabajo, en rechazo a los subsidios y ayudas asistenciales (de ahí la frase del comercio justo: «Comercio, no ayuda»).
    • Rechazo a la explotación infantil e igualdad entre hombres y mujeres.
    • Se trabaja con dignidad respetando los derechos humanos.
    • El precio que se paga a los productores permite condiciones de vida dignas.
    • Los compradores generalmente pagan por adelantado para evitar que los productores busquen otras formas de financiarse.
    • Se valoran la calidad y la producción sustentable.
    • Se cuida el medio ambiente.
    • Se busca la manera de evitar intermediarios entre productores y consumidores.
    • Se informa a los consumidores acerca del origen del producto.
    • El proceso debe ser voluntario, así como la relación entre productores, distribuidores y consumidores.”

Se proyecta a continuación el siguiente vídeo que pone de manifiesto los elementos fundamentales del comercio justo y lo resume en seis pasos de manera creativa:

 

Dinámica con los alumnos…

Con tercero y cuarto de ESO, se puede comentar lo que han visto y ver qué entienden. Quizá para toda la ESO habrá que explicar algunos conceptos, como intermediarios, comercio libre…

Con los más pequeños (si se ve factible, no estaría mal con los mayores también), se trata ahora de construir como sería una “cadena comercial”, desde que se produce el cacao en la plantación hasta que llega convertido en chocolate de consumo. Ver qué personas están implicadas y cómo se puede repartir el precio que se compra, o cuánto debería ser…

 

Momento segundo: ¿Qué podemos hacer por un consumo responsable?

¿Nacidos para consumir?

Proyectar un vídeo que sugiere que realmente somos una especie de productos diseñados para consumir más productos. Comentar con ellos si se sienten así.

 

Si no es posible proyectar, anotar en la pizarra las marcas que conocen y valorar las que les parezcan más importantes. Entre todos, darse cuenta de que comprar una marca concreta tiene una repercusión social. Ese comercio no es justo.

¿Por qué siendo de una calidad parecida muchas veces pensamos que por ser de marca conocida unos productos son mejores que otros?

 

Una propuesta sencilla… ¡ConsumoACTORES! Y no consumidores

En un programa de TV de la 2, se nos plantea una cuestión: pasar de consumidores a “consumoActores”, es decir, cambiar la realidad de nuestro mundo siendo consecuentes a la hora de consumir. Se trata ahora de hacer una especie de decálogo (o lo que dé de sí) sobre las características que debe tener el buen “consumoActor”.

Se puede poner este vídeo:

 

Para terminar

Por último, se puede concluir la sesión con la proyección del vídeo titulado 38. Este vídeo pone de manifiesto que al comprar ropa a bajo coste fabricada en otros países, se esclaviza a las personas, porque se pagan 38 euros al mes por 12 horas de trabajo al día; y también se esclaviza el que intenta entrar en una talla 38.

 

Como recurso extra se puede proyectar el documental ¿Y tú, cuánto cuestas? La vida es corta, consume más, de Olallo Rubio: