Apertura a la trascendencia en el aula

TranscendenciaLa capacidad de transcender la realidad inmanente es algo que nos hace ser lo que somos, seres humanos, pero a la vez, también nos posibilita el encuentro con el totalmente Otro que es Dios.  De alguna manera, esa capacidad que tenemos los seres humanos de dar sentido a lo que nos rodea y nos acontece, posibilita la existencia de una relación con lo religioso, con lo numinoso. Cuando ese rostro toma el de Jesús, hablamos de cristianismo.

Desde Infantil a Bachillerato, como educadores, debemos ser capaces de educar esta dimensión de transcendencia que todo ser humano, por el hecho de ser humano, posee. Ofrecemos unos materiales sencillos que pueden servir para trabajar esta dimensión desde actitudes humanas.

Aunque el material está pensado para trabajar la trascendencia en los últimos cursos de Primaria y de modo especial en Secundaria , es fácil de adaptar a otras etapas porque se basa en experiencias humanas que todos los alumnos experimentan como la alegría, la confianza… Animamos a todos los educadores a adaptarlo y utilizarlo en sus clases como complemento al currúculo.

01. La admiración (Descárgatelo AQUÍ)
02. La confianza (Descárgatelo AQUÍ)
03. Encontrar a Dios en su belleza (Descárgatelo AQUÍ)
04. El encuentro (Descárgatelo AQUÍ)
05. La esperanza I (Descárgatelo AQUÍ)
06. La esperanza II (Descárgatelo AQUÍ)
07. La generosidad (Descárgatelo AQUÍ)
08. La publicidad (Descárgatelo AQUÍ)
09. Las sectas destructivas (Descárgatelo AQUÍ)
10. El consumismo (Descárgatelo AQUÍ)

 

Cada uno de los documentos descargables permite que podamos trabajar, especialmente el primer bloque de contenidos en la ESO, que habla de la relación del Ser Humano con Dios y cómo se establece el origen de la religión desde estas claves. Insistimos en la conveniencia de que los educadores adapten el concepto de transcendencia a la edad de los destinatarios, ya que, de manera especial los primeros temas, tocan aspectos que viven nuestros alumnos independientemente de la edad que tengan.